Níjar

Dos hermanos fingen el robo del coche de su padre para ocultarle un accidente

Los jóvenes, de 20 y 17 años, resultaron ilesos y era el menor de los dos el que conducía

Imagen del vehículo siniestrado cuyo robo se denunció en una imagen difundida por la Guardia Civil
Imagen del vehículo siniestrado cuyo robo se denunció en una imagen difundida por la Guardia Civil La Voz

Dos hermanos de 20 y 17 años de edad están siendo investigados por la Guardia Civil de Almería por simular el robo de su coche.


Los jóvenes decidieron fingir la sustracción para ocultar el accidente que habían sufrido en Níjar, ya que habían cogido el vehículo sin el permiso de su padre. Además, era el menor de los dos el que iba conduciendo en el momento del siniestro, del que ambos salieron ilesos.


Según expone en un comunicado la Guardia Civil, la investigación comienza cuando el mayor de los hermanos denuncia que un individuo les ha sustraído en un "extenso paraje" de Níjar el coche, que habían dejado, según su versión, con las llaves puestas.



En ese momento, los agentes despliegan un dispositivo de investigación para buscar al autor de los hechos y proceder a la recuperación. Sin embargo, durante el desarrollo de las indagaciones, perciben "falta de comunicación por parte de las víctimas", por lo que después de contrastar con los datos que tienen incluyen como línea de investigación la simulación de delito.


Sobre las once de la noche de esa jornada, durante el "amplio dispositivo de búsqueda", los agentes encuentran el vehículo accidentado y a dos jóvenes, próximos al lugar. Una primera inspección ocular permite ver "daños" en el vehículo accidentado que apuntan a una posible salida de vía.



El coche, detalla el comunicado, no presenta signos de haber sido forzado ni en las puertas ni en el maletero, ni tampoco hay señales de que se haya manipulado el sistema electrónico de arranque. Sí encuentran en el interior la documentación de los dos hermanos, que corresponde a los dos jóvenes identificados junto al coche.


Es en ese momento cuando la Guardia Civil comienza a recibir por parte de los jóvenes, muy nerviosos, "respuestas incongruentes". Al final, los hermanos acaban confesando que el coche no fue robado, sino que lo habían cogido a su padre "sin que él lo supiera". Tras tener el percance deciden "improvisar" la historia del robo para evitar así "la reprimenda" del padre, pues además era el hermano menor quien iba conduciendo. 


Las diligencias instruidas por la Guardia Civil han sido entregadas en Fiscalía de Menores y en el Juzgado en funciones de guardia de Almería.

 

Temas relacionados
Sucesos en Almería Guardia Civil Accidentes de tráfico

para ti

en destaque