Jóvenes almerienses realizan un mini satélite para la iniciativa CanSat

Han lanzado un crowdfunding para recaudar fondos para llevar a cabo el proyecto

Imagen del mini satélite realizado el año pasado, donde quedaron terceros a nivel nacional.
Imagen del mini satélite realizado el año pasado, donde quedaron terceros a nivel nacional. La Voz

Un grupo de cinco jóvenes almerienses, de entre 15 y 16 años de edad, están realizando un mini satélite del tamaño de una lata para lanzarlo. Se trata de un proyecto tecnológico para la iniciativa CanSat de la Agencia Espacial Europea. El desafío para los estudiantes es adaptar todos los subsistemas principales que se encuentran en un satélite, como la energía, los sensores y un sistema de comunicación, en el volumen y la forma de una lata de refrescos.


El grupo lo conforman siete integrantes de diferentes puntos de la provincia: Benjamín, Dominykas, Iona, Nerea y Alba, su tutor es Antonio de Juana, que reside en Lucainena de las Torres, y su asesor en cuestiones tecnológicas  y dinamizador del equipo es Diego Llorente, de Sorbas. La mayoría de ellos se conocieron el curso pasado en el centro Guadalinfo de Sorbas, cuando formaron un equipo para concursar en esta iniciativa y lograron quedar terceros en la final nacional. Aunque en esta edición no todos los integrantes que participaron en la pasada se presentan, con lo que cuentan con nuevos compañeros.


Este año se presentan de forma "independiente", como explica su tutor. Por ello han lanzado un crowdfunding para recaudar fondos en su página web para poder llevar a cabo su proyecto. Para colaborar solo hay que entrar en el apartado 'Ayúdanos'. Además, en su web puedes encontrar información exacta de lo que llevan recaudado, así como los gastos detallados del proyecto e información del trabajo y de sus integrantes.



Su participación en la edición anterior estuvo financiada en gran parte por la asociación tecnológica Guadatech, y en la última etapa, después de ganar la fase andaluza, por la Diputación Provincial de Almería, y en menor medida por los respectivos ayuntamientos, como señala su tutor.


"Es un satélite del tamaño de una lata", indica de Juana. Tiene una misión primaria que es medir la altitud, la temperatura y la velocidad. De igual forma tiene una segundaria que escoge cada grupo participante, y en el caso de este grupo es medir las ondas electromagnéticas.



A partir de estos objetivos, este grupo diseña estos objetivos, compran todos los materiales (sensores, batería, etc...) y lo construyen.


El concurso consiste en dos fases, una primera a nivel autonómica que se celebra entre marzo y abril. Los ganadores pasan a la fase final y nacional. En la edición anterior ganaron la fase regional y accedieron a la nacional, celebrada en Granada, donde consiguieron un tercer puesto. Los grupos deben tener mínimo cuatro integrantes y máximo de seis entre 14 y 18 años de edad, con un tutor que sea su responsable.


"Los chicos tienen mucha ilusión de poder ganar e ir a Granada, que es donde se celebra la final. Para ellos sería un gran premio. Este año nos gustaría poder llegar lejos como el año pasado", afirma Antonio.


Debido a las circunstancias, el grupo de trabajo no ha podido reunirse aún de forma presencial, teniéndose que reunir de manera telemática, aunque gran parte del equipo estudia en el IES El Argar de la capital, aunque son de diferentes puntos como Níjar, Rioja, Viator y de la capital almeriense. En la edición anterior contaban también con integrantes de Sorbas, Pulpí y Uleila del Campo.


Ya han comenzado su aventura para esta edición. El grupo informa de los avances a través de sus redes sociales (Twitter, Instagram o Tik Tok), el enlace está disponible en su web. Como apunta de Juana a La Voz, ya se encuentran soldando el protoboard.

 

Temas relacionados
Tecnología Educación

para ti

en destaque