Expolian una tumba en uno de los principales yacimientos del Argar

Un aficionado a la arqueología descubre un agujero en el Cerro del Oficio excavado por Siret

El agujero realizado sobre una excavación anterior.
El agujero realizado sobre una excavación anterior.

Francisco Parra Rojas es un astrofísico afincado en Tenerife que no olvida sus raíces en la pedanía cuevana de Grima. Hasta allí viaja todos los años por Navidad para ver a la familia y para hacer una excursión a uno de sus rincones totémicos de la infancia situado a 235 metros de altura en el norte de Sierra Almagrera: El Cabezo del Oficio, uno de los principales yacimientos  de la cultura del Argar, donde, está escrito, el hombre empezó a ser civilizado.


Allí se encontró hace unos días en el montículo con un agujero de más de un metro de profundidad en una tumba documentada y  presumiblemente expoliada de su ajuar, el mismo objetivo que  hubiera podido tener cualquier salteador de sepulturas del Antiguo Egipto, salvando las distancias.


“Al ver aquel expolio, lo comuniqué inmediatamente al Seprona y puse una denuncia en la Guardia Civil, también se lo comuniqué al  alcalde de Cuevas del Almanzora que me llamó para interesarse por el caso” explica Parra. 



El astrofísico y aficionado a la arqueología asegura que  ha subido en muchas ocasiones al Cerro y nunca había advertido un expolio semejante. “No podemos consentir que siga este abandono por parte de las distintas administraciones de esta parte de nuestra historia”, indicaba ayer contrariado Parra Rojas.


Considera también que sería necesario que se reinicien las excavaciones y se proteja el yacimiento contra ladrones y piratas. 



El Oficio es un yacimiento arqueológico con dos pequeñas ramblas y tres fuentes naturales en sus bases. Fue excavado inicialmente por los hermanos Enrique y Luis Siret, que publicaron sus resultados en la publicación ‘Las edades del metal en el Sudeste de España en 1890. Los materiales recogidos fueron estudiados por investigadores como Blance y Schubart. El Oficio fue un poblado de nueva fundación dedicado a actividades metalúrgicas y una gran cisterna para el almacenamiento de agua, donde se descubrió también una doble muralla y 200 enterramiento. En el Museo Arqueológico Nacional hay un vaso trípode originario de este yacimiento.


Es uno de los pocos yacimientos argáricos en los que se ha creído identificar un posible lugar de culto que consistiría en un altar de cuernos situado en el muro. Podría tener una antigüedad de 2.000 a 1.500 años a. de C.


 

Temas relacionados
Arqueología Cultura Cuevas del Almanzora

para ti

en destaque