La familia del fallecido en el centro de salud: “Nadie nos ha llamado”

Los familiares del hombre que murió sin ser atendido piden que lo sucedido “no vuelva a pasar“

El centro de Olula atiende a más de 6.000 habitantes del municipio y a otras miles de personas más de pueblos cercanos.
El centro de Olula atiende a más de 6.000 habitantes del municipio y a otras miles de personas más de pueblos cercanos.

“Nadie se ha puesto en contacto con nosotros”. Así ha denunciado la nuera del hombre fallecido en diciembre en el centro de salud de Olula del Río la falta de apoyo a la familia por parte de las instituciones o de representante político alguno.


“Ni nos han llamado por teléfono ni han venido a nuestra casas”, asevera Inmaculada Durán, portavoz de la familia, al ser preguntada por las reacciones de la autoridad competente, la Junta de Andalucía así como del Ayuntamiento (PP) del municipio en el que habitan. De hecho, al responder si la familia ha recibido alguna comunicación por parte del equipo de Gobierno municipal olulense, Inmaculada ha lamentado que “ni nos han mirado a la cara” por lo que se pregunta con una amarga ironía “si es que somos los culpables de lo que ha pasado”. 


Sin atención médica La reciente muerte de un hombre que no fue atendido debido a la falta de personal en el centro de salud de Olula del Río ha desatado  una crisis política en el municipio. Desde el suceso ocurrido a finales del mes de diciembre se han sucedido los intensos reproches al equipo de Gobierno del municipio (PP) y a la Delegación de Salud la Junta por la “precaria” situación del ambulatorio, que solo cuenta con un equipo de urgencias que tiene que atender a más de 10.000 habitantes del municipio y pueblos cercanos.


El hombre, de 76 años e identificado como G.S.U., falleció presuntamente a causa de un paro cardiaco tras una espera de “unos 20 minutos” en el ambulatorio al que fue llevado por su hijo en estado de “inconsciencia”, sin que llegara a ser explorado ante la ausencia de facultativos, según denunció su familia.


Tras la tragedia, el Partido Socialista olulense criticó la “situación límite” que se está viviendo en este centro de salud, donde se producen “bajas por enfermedad que no se cubren, especialistas que toman sus vacaciones y cierran la puerta de su consulta porque nadie los releva, o un solo equipo médico de urgencias”. Recientemente, a instancias de los socialistas, se celebró un pleno extraordinario para esclarecer lo sucedido y pedir explicaciones al Ayuntamiento y a la Junta. En la reunión Diego Castaño, portavoz del PSOE, exigió al alcalde, Antonio Martínez Pascual (PP), que asumiera su “responsabilidad por no haber exigido una solución a estas carencias” y pidió la dimisión del delegado de Salud y de la concejala olulense de esta materia. Castaño recordó también que en febrero de 2019 ya se elevó a moción un escrito de un profesional del centro de salud en el que se exigían más medios. 


No habrá denuncia

Por su parte, el alcalde del municipio olulense ha defendido de las acusaciones alegando que se produjo un “error en el protocolo” de actuación. Asimismo, el regidor ha sostenido que este no es “momento de buscar culpables y pedir dimisiones” sino de “trabajar hombro con hombro”. 


Mientras, la portavoz de la familia asegura que esta todavía “no ha tenido tiempo de llorar la pena de la rabia que tenemos dentro”. Asimismo ha reiterado que la familia no interpondrán denuncia alguna por lo sucedido en diciembre aunque esperan que la reclamación registrada en el ambulatorio de resultado, ya que lejos de perseguir una compensación económica “lo único que pedimos es que esto no vuelva a pasar. Si la solución es poner otro equipo médico que lo hagan, pero no de tres a diez como se ha pedido”, advierte.

 

más leídas

últimas de Provincia

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería