“El futuro está en juego”: cientos de vecinos, contra el cierre de la central

Cerca de 300 personas se concentran para pedir soluciones ante el cese de la actividad industri

Solo tenemos especulaciones sobre nuestro futuro, que si será en el año 2020, que si en 2021, pero nadie nos dice qué va a pasar con nuestros puestos de trabajo si la Central Térmica de Carboneras echa el cierre”. Las palabras de Juan Carlos Sánchez, trabajador de la central de Carbón que Endesa mantiene abierta en el municipio del Levante almeriense, ilustran la situación por la que atraviesan las alrededor de 500 familias (entre trabajadores directos y empresas contratistas cuya “vida” depende en gran medida del futuro de la central carbonera.


Como todo, dicen, son “dudas” alrededor del asunto, ayer se lanzaron por enésima vez a las calles para reclamar una transición energética justa o, en otras palabras, saber qué será de ellos si Endesa decide, como ha anunciado dentro de su plan de reconversión, cesar la actividad en la planta. Lo hicieron alrededor de 300 vecinos del municipio y de otros pueblos de la comarca que no quieren que su futuro laboral, económico y social sea una permanente incógnita.


La concentración, que comenzó pasadas las 12:30 horas, contó con la asistencia de vecinos, trabajadores y representantes políticos y de empresas, entre los que se encontraba el alcalde de Carboneras, José Luis Amérigo, quien fue el primero en tomar la palabra para denunciar la situación. 


“Carboneras es un pueblo que, ahora mismo, está a merced de una empresa, Endesa, que no ha sido honesta con nosotros y eso es lo que le pedimos, honestidad. Y a todas las instituciones, provinciales, autonómicas y nacionales, que apoyen y ofrezcan un plan para una transición energética justa y que haga que el futuro cierre de la industria en Carboneras afecte lo menos posible a nuestro municipio”, apuntó Amérigo en la puerta del Ayuntamiento, donde sentenció: “Va siendo hora de que se den cuenta de que los pueblos no pueden estar a merced de la industria, sino que son las empresas las que tienen que estar a merced de los pueblos y luchamos y seguiremos luchando porque así sea”.


El sustento

La situación por la que atraviesan esas 500 familias que pueden tener que decir adiós a su actual forma de vida la conocen muy bien Juan Carlos Sánchez, quien suma tres años de trabajo en la central de carbón y tres años de vida en Carboneras y quien está seguro de que si se cierra la industria se acaba el sustento del pueblo. “La gente como yo, que trabaja en esto, tendría que irse de aquí, porque esta industria crea trabajo y genera movimiento económico en los bares y en los comercios del municipio” 


Por su parte, el presidente del Comité de empresa de Endesa en Carboneras, Antonio Rodríguez Galdeano, quien fue el encargado de leer el manifiesto en contra del cierre de la térmica, se mostró igualmente preocupado porque un “mercado especulativo” sea el que pueda cargarse el sustento de las familias carboneras. “El cierre de la central y la consecuente pérdida de cientos de puestos de trabajo va a afectar a todos los vecinos, porque el Ayuntamiento tiene gran parte de su sustento en esta empresa, porque se verían afectados los servicios sociales y nos quedaríamos sin un tercio del presupuesto municipal”, subrayó el trabajador, quien quiso hacer un llamamiento desesperado: “Solo tengo una queja, somos pocos los que hoy estamos aquí para todos los que nos veríamos afectados en Carboneras y en la comarca si la central energética echa el cierre. No nos damos cuenta de lo que se avecina y de lo que esto supondría en verdad”, sentenció. 

 

más leídas

últimas de Provincia

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería