Macael

“En el yacimiento de ‘Macael viejo’ puede haber 300 o 400 esqueletos”

La antropóloga del proyecto de excavación aporta claves de la vida entre los años 1200 y 1400

La antropóloga Sofía Zdral estudiando uno de los esqueletos hallados en Macael.
La antropóloga Sofía Zdral estudiando uno de los esqueletos hallados en Macael. La Voz

La sierra de Macael puede esconder un auténtico tesoro histórico a pocos metros de su superficie. Las primeras excavaciones que han tenido lugar en el yacimiento de ‘Macael viejo’ y que han permitido conocer las duras condiciones de vida en las que vivían algunos de los vecinos de esta comarca en el periodo que comprenden los años del 1200 al 1400 podrían ser sólo la punta del iceberg.


Ha sido el estudio de los primeros cuatro esqueletos hallados lo que ha permitido extraer las primeras conclusiones de esta época de dominio nazarí aunque las posibilidades para conocer más aspectos de la vida de estos ancestros de los macaeleros podrían multiplicarse por mil o, mejor dicho, por cientos.

Yacimiento “increíble”

La antropóloga Sofía Zdral, que forma parte de este proyecto, asegura que en el yacimiento ubicado en el municipio del oro blanco “puede haber 300 o 400 esqueletos”, por lo que se trata de “un cementerio increíble”.


Zdral muestra la magnitud que puede alcanzar este yacimiento recordando su visita al mismo, cuando se extrajeron los primero cuatro esqueletos.


“Sólo eran tres metros por tres metros y había cuatro esqueletos. Es una cantera entera que allí donde pise, hay un esqueleto”, asevera. Contar con cientos de individuos más permitirá al equipo encargado de esta investigación llegar a conclusiones más sólidas sobre aspectos de la vida en época musulmana. Podrán confirmar, por ejemplo, lo que el estudio de los primeros esqueletos apuntaba.


Las marcas halladas en los huesos de los dos adultos con hernias y artrosis “cuadra con lo que nos dicen las fuentes históricas” sobre el origen de los primeros canteros en Macael.

¿Primeros canteros?

Si este tipo de patologías existen también en un número significativo de otros restos, todo apuntaría a que, efectivamente, allá por el 1200 los macaeleros ya se dedicaban a la extracción del mármol, aunque posteriormente habría que confirmarlo con otro estudio de los huesos que certifique la presencia de partículas de este tipo de piedra natural.


Por el momento, todo apunta a que así sera. La antropóloga, entrevistada esta semana en la SER, explicaba así el procedimiento para llegar a estos resultados. “Hemos visto que los dos adultos que encontramos tenían marcas de un trabajo duro, con carga en los brazos. Las inserciones de los músculos en los huesos, cuanto más se utilizan dejan más marca. Entonces si pensamos que estas poblaciones ya era los primeros macaeleros trabajadores del mármol, cuadra con las actividades que vemos en los huesos”, concluye.

Nueva investigación Por el momento la intención del grupo de investigadores del que forma parte es “continuar este verano excavando” hasta conocer “algunos casos más, por lo menos 30 o 40 esqueletos más para, si presentan también este tipo de ejemplos de trabajo, poder estudiarlos” y poder decir “con rotundidad” que fueron los primeros canteros de Macael.


El trabajo de antropología es imprescindible en estos  yacimientos ya que al estar protagonizado por enterramientos según el rito musulmán sin nada asociado (ni tumbas, ni joyas…) esta es la única forma de “sacar conclusiones sobre esa población era por medio del estudio de los huesos”. Cientos de esqueletos que podrán convertirse en auténticas ventanas que nos permitan asomarnos a nuestro pasado nazarí.


Desmitificando la época nazarí

Las primeras conclusiones tras el estudio de los esqueletos encontrados en Macael señalan la dureza del día a día con la que convivían los antiguos macaeleros entre el año 1200 y 1400 aproximadamente, en plena época nazarí.


De hecho, si en los dos adultos las marcas de un trabajo duro soportando y levantando cargas pesadas eran evidentes, en los restos de los dos niños ha llamado la atención las marcas en los dientes “que hablan de paradas de crecimiento” y de “periodos muy duros durante su desarrollo”, explica la antropóloga Sofía Zdral, que participa en los trabajos que se realizan en el yacimiento de ‘Macael viejo’.


Así, por ejemplo, en el niño de seis años se ha podido observar que “ya hubo tres paradas de crecimiento relevante”, destaca la antropóloga.


Para Zdral, estas circunstancias indican que “al contrario de lo que pensamos, que la época nazarí fue gloriosa” realmente “los huesos nos cuentan que esta situación no era tan espléndida y que la gente lo pasaba mal”, concluye.


 

más leídas

últimas de Provincia

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería

Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la web y analizar el tráfico. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Obtener más información.