¡Peligro: viviendas en derribo!

En algunos municipios almerienses hay más viviendas irregulares que regulares

Imagen de Gerardo Vázquez durante la charla mantenida en su despacho. Foto: Ricardo Alba
Imagen de Gerardo Vázquez durante la charla mantenida en su despacho. Foto: Ricardo Alba La Voz

Noel y Christine Payne, matrimonio inglés afincado en Albox, vivían desde hace diez años con la espada de Damocles sobre el tejado, había sentencia de ejecución de derribo de su vivienda. Cuentan con licencia municipal de obras, con licencia de primera ocupación..., con todos los ‘papeles’, salvo que, erre que erre, para la Junta de Andalucía esa casa era ilegal. Un veredicto judicial ha suspendido la demolición. El pleito lo ha ganado el abogado Gerardo Vázquez para quien “esta situación es un drama que afecta a muchas, a miles de personas de edad avanzada que invirtieron sus ahorros en una casa para el resto de su vida. Confiaron en las licencias otorgadas por los Ayuntamientos, en las escrituras ante notario”.  


El letrado Gerardo Vázquez lleva 15 años en la pugna de hallar soluciones al atolladero de las ‘viviendas irregulares’. Fue en aquel entonces que acudieron a él propietarios de viviendas en el Valle del Almanzora con la interrogante de cuál era su situación real, o por mejor decir, de sus casas. Les explicó los problemas que a su juicio había y, además, les recomendó la necesidad de unirse, de asociarse. Desde entonces, Gerardo Vázquez, nacido en Inglaterra de padres españoles inmigrantes, gallego consorte, y abogado con bufete en Mojácar, ha recorrido gran parte de España. Mantenemos la charla en su despacho recién llegado de “Chiclana, antes en Málaga, hace un par de meses en Madrid, he estado en Cantabria, en Galicia…”. A lo que se ve, el conflicto de las viviendas irregulares no es problema exclusivo de la provincia de Almería. “No, desafortunadamente no. Es algo que concierne a otras muchas provincias españolas. Le dedico a este asunto gran parte de mi trabajo, yo lo veo como una causa justa”.  


En la provincia de Almería, el censo de viviendas irregulares en el campo es de 12.000 a groso modo. A petición de AUAN, asociación asesorada legalmente por Gerardo Vázquez, con el apoyo de otras Asociaciones andaluzas, el PSOE recogió una enmienda en el Parlamento de Andalucía gracias a la que se han regularizado bastantes viviendas en el campo, por ejemplo, en Albox, en Cantoria…; “sin embargo, en esa reforma”, según el letrado, “se dejaron fuera viviendas que en el futuro van a ser las más legales porque están cerca del núcleo urbano y la Junta de Andalucía creó una subespecie de vivienda irregular llamada ‘viviendas en asentamientos’. En ese momento advertimos de que sería un problema, aunque no se nos hizo caso y aquí estamos, dos años después tratando de resolver el problema de viviendas en asentamientos, que son muchas y en muchas partes de Andalucía. Aquí cerca, en Albanchez, creo que hay más viviendas irregulares que regulares, como en Arboleas, como en Zurgena”. Gerardo Vázquez comenta pormenorizadamente los procedimientos   para ajustar estas viviendas a la legalidad, amén del escollo del excesivo tiempo, la tardanza de las Administraciones en las tramitaciones, en los Planeamientos.


A ver, no es por mal meter, entiéndame, pero ¿los compradores lo hicieron de buena fe, no hubo aprovechados? “Ayer se lo pregunté a la gente de Chiclana, por ejemplo, y me dicen que no, que no sabían nada; de hecho, algunos tienen escritura. Entre la población inglesa residente en España, en Almería, no tiene sentido que una familia invierta los ahorros de su vida en otro país sin tener la seguridad jurídica de que lo que está comprando para vivir el resto de sus días es absolutamente legal. Ha habido una maquinaria nefasta que ha permitido que gran cantidad de inocentes hayan adquirido estas viviendas”. ¿Y cómo se puede resolver este nudo gordiano?


Gerardo Vázquez sostiene entre los dedos un papel que enrolla y desenrolla lentamente, supongo que este gesto mecánico inconsciente le ayuda a concentrar su pensamiento. “Yo creo que en Sevilla están alejados de la problemática del día a día de estos ciudadanos y no lo entienden o no lo acaban de entender. Parece que el ecologismo se ha convertido en una religión, el urbanismo se ha hecho excesivamente complejo, se ha alejado de los intereses reales de los ciudadanos y creo que han de haber pocas leyes, tienen que ser claras, justas y efectivas. Actualmente tenemos una terrible maraña legislativa en Andalucía, hasta los catedráticos nos dicen que no la entienden a veces”. O sea, para entendernos nosotros: en urbanismo puedes argumentar una cosa y la contraria. Y ambas posiciones tienen base. Vamos bien.


No es que le quiera interrumpir letrado, hemos de hablar del Brexit. “Ya, lo hablaremos. Permítame decirle que tenemos un sistema que no funciona, perjudica al ciudadano y al promotor porque las reglas de juego no son claras y esto quería destacarlo. Espero que el nuevo Gobierno andaluz traiga un cambio de filosofía y que se trabaje para solucionar la situación de estas viviendas. Que vayan al Valle del Almanzora, que miren a los ojos a los ciudadanos, que hablen con ellos, que vean sus casas, que tomen conciencia del problema y comiencen a trabajar ágilmente. Esta gente merece una solución rápida”. Muchos están atrapados porque no pueden vender sus viviendas si quisieran regresar a su país. Otros han fallecido sin ver sus casas regularizadas. ¿Se puede permitir incurrir en este daño moral a jubilados? ¿No hay lucidez? Gerardo Vázquez cree que sí. Quiere imprimir el mensaje de la necesidad de sensatez, que hay que ser prácticos.


Sobre la mesa una fotografía de los señores Prior, una imagen icónica de la tragedia de muchas familias que han edificado sus viviendas con los parabienes de la Administración competente. La conversación circula por carriles jurídicos, de competencias entre Administraciones, las causas que originaron el globo de las ‘viviendas irregulares’ derivado de la complejidad de la normativa urbanística de la Junta, un proceso para los promotores laborioso e incierto, licencias, tensión entre inversión y normativa, la paradoja ecologista que presiona para no regularizar estas viviendas, mientras que hasta que no se regularicen están contaminando el medio ambiente. Al final, un atisbo de luz, de esperanza en la solución de este problema.


El Brexit, veamos, ¿qué incidencia tiene en el colectivo británico residente en Almería? “Las cifras oficiales dicen que ha bajado el número de británicos, yo veo el Brexit como una tormenta jurídica y moral. No sabemos si nos caerá un rayo o vendrá una ola que nos aplaste. El gran problema del Brexit es la terrible incertidumbre que existe. Algo se va despejando: los británicos pueden votar en las próximas y futuras elecciones municipales; la sanidad no será un gran problema. Lo que si queda claro es que los ciudadanos británicos serán ciudadanos de un tercer país, no un país de la Unión Europea, y no dudo de que el Estado español tratará de preservar los derechos adquiridos que tienen, pero puede haber problemas y queda poco tiempo para resolver muchas cuestiones.

más leídas

últimas de Provincia

newsletter

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería

Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la web y analizar el tráfico. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Obtener más información.