Revitalizar la Almería vacía, una opción turística

Son muchos los municipios de la provincia que ni siquiera llegan a los 300 habitantes

Panorámica de Castro de Filabres.
Panorámica de Castro de Filabres. La Voz

Uno de los grandes retos a los que se enfrentan los países desarrollados en este siglo es el desafío demográfico. La población no solo está envejeciendo a pasos agigantados en Europa o América del Norte, sino que está migrando hacia las grandes ciudades, despoblando así los pueblos del interior. Esto, en nuestro país, ya tiene nombre, la España vacía, un concepto que ya se ha acuñado en la política estatal y que se puede extender a todas las provincias nacionales, entre ellas, como no podía ser de otro modo, Almería.


Mientras que municipios como Roquetas de Mar o Almería continúan creciendo año a año, otros ven cómo sus pocos vecinos siguen menguando, ya sea por defunciones al tratarse de una población envejecida, o bien porque emigran en busca de oportunidades laborales que les permitan desarrollar una vida plena, aunque más ajetreada.


Ante esto, las administraciones locales, autonómicas y estatales están trabajando para dinamizar la economía rural y volver a convertir estos pueblos en un reclamo para la gente joven. Sin embargo, estos recursos son escasos y todavía queda muchísimo trabajo por hacer.



Mientras tanto, el turismo se presenta como uno de los pocos salvavidas de estas pequeñas localidades que ofrecen tranquilidad, entornos naturales y tradición, algo que se agradece entre el frenético día a día de las grandes urbes.


En la provincia hay muchos pueblos que ni siquiera sobrepasan los 300 habitantes, pero que tienen mucho por descubrir.



 

Temas relacionados
Turismo rural Turismo

para ti

en destaque