Ventanas naturales que se asoman entre las montañas

Los altos picos almerienses vigilan desde las alturas todas las comarcas de la provincia

Mirador de Calar Alto.
Mirador de Calar Alto.

Almería va dando poco a poco a conocer sus encantos más allá de su famoso desierto y películas western, y es que sus montañas se encuentran surcadas por rutas de senderismo increíbles, bosques y rincones para ir desde el centro de la tierra hasta las propias estrellas, casi de forma literal.


Entre los puntos más famosos de las sierras almerienses nos encontramos con Calar Alto, un lugar de contacto con el firmamento y un mirador magnífico para contemplar desde los Filabres toda la parte sur de la provincia e, incluso, en los días de máxima claridad, la costa africana.


Otro lugar con especial encanto y, además, el más cercano desde la capital, es Sierra Alhamilla. Con sus 1.387 metros, el Colativí ofrece unas vistas de águila insuperables con Cabo de Gata y el Poniente con su mar de plástico en la panorámica, mostrando contrastes inigualables.



Un sitio idóneo para contemplar la belleza agreste del Desierto de Tabernas y los Filabres es el macizo montañoso de Montenegro,  cuyo pico más alto es el Pico Galayo con un total de 1.710 metros de longitud desde los que contemplar en su plenitud el único desierto del continente europeo.


Por último, es de obligada visita uno de los miradores naturales que ofrece la Sierra de Gádor, al cual se puede acceder desde Celín, pues desde este punto nace un sendero que nos lleva hasta Fuente Alta, ubicación desde la cual se puede disfrutar de una impresionante estampa en la que el mar de plástico contrasta con el azul intenso del mar Mediterráneo.



Incontables son los lugares que guardan un encanto especial a lo largo y ancho de la provincia almeriense y que no dejan indiferente a ningún visitante. Postales que nunca se borran de la retina.



 

Temas relacionados
Calar Alto Sierra de los Filabres Tabernas

para ti

en destaque