Los aspectos del envejecimiento de la población bajo el ojo de la investigación

La gerontología es una ciencia que estudia las diferentes causas y consecuencias de la vejez

La sociedad está cada vez más envejecida.
La sociedad está cada vez más envejecida. La Voz

La gerontología es la ciencia que se dedica a estudiar los diversos aspectos de la vejez y el envejecimiento de una población. En 1905 el microbiólogo ruso y posterior premio Nobel Michel Elie Metchnikoffer el primer en acuñar el termino al definir la gerontología como “el estudio científico de la vejez”. 


Según la Academia Nacional de Ciencias de EE.UU, gerontología es el estudio científico de los procesos y problemas del envejecimiento desde todos los aspectos: biológico, clínico, psicológico, sociológico, legal, económico y político. Desde esa primera mención de Metchnikoff hay que dejar pasar muchos años, hasta aproximadamente la década del 50 del pasado siglo, para poder reconocer un cuerpo de estudio lo suficientemente sólido que justifique hablar de la gerontología como ciencia con personalidad propia.


Afortunadamente, en la actualidad la gerontología goza de una excelente salud y  su carácter multidisciplinar, unido a la actual realidad de un envejecimiento poblacional sin precedentes, hace que la innovación científica en esta área crezca constantemente.



La geriatría forma parte de la gerontología, siendo una especialización dentro de las ciencias médicas encargada del diagnóstico, tratamiento y prevención de problemas médicos asociados con el envejecimiento.


Cuidados familiares Una de las realidades que exigen una respuesta adecuada, según datos recogidos por la Sociedad Española de Gerontología y Geriatría (SEGG), es que más de la mitad de los cuidadores familiares no han recibido formación o información para poder proporcionar los cuidados que requiere la persona mayor dependiente. Siendo por ello necesaria la formación de las personas cuidadoras. 



“En muchas ocasiones la persona cuidadora se puede sentir olvidada y con sobrecarga de cuidados ante una tarea que nunca pensó tuviera que asumir. Por ello es clave la formación, porque la tarea de cuidar también requiere reflexión y aprendizaje”, afirman desde la SEGG. A lo que añaden, “ser cuidador implica responsabilizarse de todos los aspectos de la vida de la persona dependiente: higiene, alimentación, vestido, medicación, seguridad, etc. Decidir dónde y cuándo deben invertirse los esfuerzos y los recursos personales y económicos”.

 

Temas relacionados
Residencias de mayores Ciencia

para ti

en destaque