Cómo reinventar la Semana Santa: Cádiz le cede el testigo a Almería

La próxima gran cita cofrade de Andalucía es la procesión magna de Almería

Inicio de la magna de Cadiz.
Inicio de la magna de Cadiz. La Voz
Álvaro Hernández
12:11 • 18 sept. 2022 / actualizado a las 20:30 • 18 sept. 2022

¿Se imaginan ver al Señor de las Penas rodeado de romanos prendiéndolo, cedidos por otra hermandad de la provincia? ¿O al Cristo de la Buena Muerte con una dolorosa a sus pies que habitualmente salga con su propio palio?


Sería, sin duda, una vuelta de tuerca que supondría la reinvención de la Semana Santa tal y como sale a la calle cada año. 


Pues eso mismo es lo que propuso Cádiz en su procesión magna de este sábado 17 de septiembre, la última gran cita cofrade antes de la procesión magna de Almería del próximo 29 de octubre



Turismo

"Hacía tiempo que no veía Cádiz con tanta gente". Esta frase, de alguien que recorre a diario kilómetros y kilómetros de la ciudad en su taxi, dice mucho de lo que podrá ser Almería dentro de apenas un mes, cuando ya a día de hoy resulta prácticamente imposible encontrar habitación de hotel en la capital para alojarse en el último fin de semana del mes de octubre. 



La cita gaditana tenía como motivo el tercer centenario de la puesta de la primera piedra de la Catedral de Cádiz (en Almería, en 2024 se celebrará el quinto centenario de este mismo hecho... ¿una segunda magna a la vista?) y supuso la puesta en escena de una procesión magna compuesta por 17 pasos.


No obstante, Cádiz supo presentarse al mundo cofrade con un nuevo rostro. No en vano, muchos de esos pasos eran inéditos (y no ya por las novedades de tallado o dorado estrenadas para una cita tan especial), ya que se crearon nuevas composiciones, con imágenes cedidas por otras hermandades de la provincia.



Así, pudo verse al Prendimiento  con un romano a caballo cedido por las Tres Caídas de San Fernando y un San Juan de Conil; a las Penas (idéntica obra de Álvarez Duarte que, al igual que en Almería, procesiona solo en Semana Santa) acompañado de hasta seis imágenes secundarias procedentes de Cáceres, Jerez de los Caballeros y Mairena del Alcor o a una Claudia Prócula con el Ecce-Homo gaditano, entre otras muchas composiciones inéditas que salieron a las calles de Cádiz. 


Con esta carta de presentación, a las 18.15 horas de la tarde arrancaba el cortejo desde el interior de la Catedral, lugar desde el que salieron los 17 pasos. El largo cortejo contaba con tres acompañamientos musicales: Rosario de Cádiz abriendo, la Cruz Roja de Sevilla cerrando y, en medio, la Filarmónica de Conil.


Una vez terminado el recorrido oficial, cada hermandad volvió a su lugar, esta vez sí con acompañamiento musical (con grandes nombres como Virgen de los Reyes, la Centuria Macarena o Rosario de Cádiz) en una noche histórica para las cofradías gaditanas y la Diócesis de Cádiz y Ceuta. 


Las sillas

A diferencia de lo que acostumbra el mundo cofrade almeriense en los últimos años con gratuidad de sillas para el público, los asientos en Cádiz si tienen un (módico) precio.


Así, las tarifas oscilaban entre los 11 y los 15 euros, con prioridad para los abonados en Semana Santa a la hora de adquirir su silla para la magna.


Y, obviamente, no había ni una silla libre. Ni una silla libre ni un hueco en el recorrido oficial tras los asientos para poder ver una procesión magna, la de Cádiz, que presentó un lleno absoluto.


Falta poco más de un mes para la de Almería y aún se puede tomar buena nota de lo visto y aprendido en Cádiz. Quedan seis semanas.


Temas relacionados

para ti

en destaque