La seguridad de los profesionales, una asignatura pendiente

El colectivo sanitario se ha visto obligado a instalar pantallas para evitar el contagio

Mascarillas escasean y se sienten desprotegidos a la hora de trabajar.
Mascarillas escasean y se sienten desprotegidos a la hora de trabajar. La Voz

Los farmacéuticos, al igual que otros trabajadores de cara al público como son el personal de supermercados o banqueros, están expuestos a diario cuando acuden a sus establecimientos a responder a las demandas de la sociedad con la crisis actual. Por este motivo, se hace más necesario que nunca que todas estas personas estén protegidas y se garantice su seguridad, pues han sido ya varias las oficinas de farmacia que se han visto obligadas a cerrar sus puertas por contagio del personal. 


Ante esto, las farmacias se han visto obligadas a recurrir a empresas de pantallas o mamparas para cuidar de sus trabajadores y también de todos los clientes que les requieren. La instalación de estas ha sido una de las primeras medidas tomadas para protegerse de la mejor manera posible. 


Distancia  Otra de las medidas adoptadas por los establecimientos farmacéuticos de todo el país está centrada en la distancia de seguridad con los usuarios. Al menos se impone un metro de distancia de seguridad, para evitar de la mejor manera la transmisión del virus. Igualmente, evitan que los clientes toquen el mostrador y se tiene cuidado en la separación entre clientes con la colocación de barras que actúan como separadores.

De igual forma, el personal sanitario permite la entrada de un máximo de personas a las farmacias y recomiendan que el pago se haga mediante tarjeta, para no tener contacto con dinero en metálico. Cuando esto se hace imprescindible, usan geles desinfectantes para lavar las manos. Sin embargo, no pueden hacer sus propios geles hidroalcohólicos, pues escasean los envases y otros materiales. 



Otra de las grandes preocupaciones del sector con las farmacias únicas en algunos municipios, pueblos principalmente, en las que solamente trabaja un profesional, que si cayese enfermo quedarían desabastecidos


Quejas  Los profesionales han criticado la ausencia de medidas por parte del Gobierno para garantizar su seguridad, ya que el director del Centro de Coordinación de Emergencias y Alertas Sanitarias, Fernando Simón, descartó en rueda de prensa reforzar la protección a las oficinas de farmacia, como están pidiendo de forma unánime todo el colectivo sanitario.


Los motivos que han justificado se basan en que “si se mantienen las medidas de protección, como las distancias de seguridad, y se aumentan claramente en casos de pacientes que acudan con síntomas, así como otras actuaciones en torno a los mecanismo de pago, el riesgo de transmisión del virus debe ser mínimo” explicaba Fernando Simón en su declaración antes los medios. 


Declaraciones que han sentado muy mal a los profesionales farmacéuticos, ya que este añadía que “entendemos que al igual que un bombero debe apagar un fuego, hay colectivos que asumen los riesgos propios de su profesión”. 


Además de la instalación de mamparas, que son muy eficaces a la hora de proteger a todos los profesionales y los clientes que están expuestos cada día, la profesión reclama que como sanitarios es imprescindible que se les aprovisione desde las autoridades de material de protección como son mascarillas. Sin embargo, Simón recordó que “la disponibilidad de los EPIs (Equipos de Protección Individual) es muy limitada”.


Tras esto, han sido muchas las instituciones del sector que se han quejado públicamente de la situación de los farmacéuticos en esta crisis actual, pues están en primera línea. 

 

Temas relacionados
Sanitarios Medios de comunicación Mascarillas Farmacias Empresas

para ti

en destaque