Para Almería, el agua sigue siendo el principio de la vida

El agua en la provincia es fundamental para su desarrollo, no hay sustituto conocido

Fotografía de un embalse de agua.
Fotografía de un embalse de agua. La Voz

Hoy celebramos uno de los días mundiales que debe tener un significado amplio y global. El Día Mundial del Agua puede tomarse desde muchas vertientes como nos recuerda en la jornada de hoy la Organización de las Naciones Unidas. Este año se habla de algo que en nuestra provincia conocemos muy bien: ‘El valor del agua’.


Solo tenemos que comparar la Almería de antes y la de hoy. Recordar cuando en los años 50 del pasado siglo el agua estaba limitada con todo lo que ello suponía, por ejemplo y en nuestro sector, apena había regadío, las huertas de los pueblos eran las únicas que existían y a ellas solamente llegaba agua de las fuentes. No vamos a olvidar todo lo que aquello llevaba aparejado, una despoblación en gran parte, si no de toda, la provincia. Todos sus pueblos viendo como se perdía gente, vecinos que tenían que buscar un futuro mejor lejos de su tierra. Una emigración a Francia, Argentina, Alemania o en nuestro país a ciudades como Barcelona y su cinturón industrial... 


Todo ello hizo a nuestra provincia más pobre, con una agricultura de secano y de subsistencia con falta de agua y un sol abrasador con pocas opciones para el desarrollo y el crecimiento. Es cierto que en los años siguientes se empezó a aplicar la tecnología, a hacer pozos, a usar las motobombas que impulsaban el agua, a descubrir acuíferos en diferentes lugares de la geografía almeriense como en el Almanzora, la Vega de Almería, la comarca de Dalias, la de Níjar…



Cada zona con sus particularidades y, también podemos decirlo, con distinta suerte ya que los acuíferos de la provincia se salinizaron rápido a excepción del de la zona de Dalias gracias a esa “esponja” que forma la Sierra de Gádor y la vertiente de Sierra Nevada. Aspecto geográfico que ha hecho que el acuífero inferior haya logrado resistir hasta nuestros días, con sus problemas eso sí, pero sigue vivo y desde hace años con el afán de todos por recuperarlo de la manera más sostenible posible.


En Almería hemos pasado de ese secano, de la tierra árida, a una agricultura “de primor” donde el desarrollo obtenido (desde la invención de los enarenados a la llegada de los invernaderos, el riego cada vez más sostenible que comenzó con el famoso ‘goteo’, la lucha integrada para insectos, las nuevas variedades de semillas que han permitido cultivar diferentes productos…) nos ha permitido crecer y fijar nuestra población en gran medida. También la mejora en las vías de comunicación, como la autovías, nos ha permitido poder llevar nuestros productos nacidos gracias al esfuerzo diario de regantes y agricultores, a otras zonas que hace apenas 50 años parecían lejanas quimeras.



Y ese valor que nos ha dado el agua y lo bien que hemos trabajado con ella, nos ha permitido ser la despensa de Europa entre los meses de noviembre y marzo. Esta es la Almería de los años 20 del siglo XXI. Con una población que se ha doblado y en la que seguimos siendo la zona más destacada en ahorro de agua a nivel mundial. Una Almería donde la riqueza se ha ido repartiendo, desde aquellos Planes de Colonización hasta nuestros días.


Y lo sabemos, y lo saben, el protagonista de todo este crecimiento es el AGUA. El buen uso del agua que ha hecho a la provincia más seca de España un verdadero vergel. Por eso, a esta provincia y a los que vivimos y trabajamos en ella hay que garantizarles este líquido insustituible en nuestras vidas.


Recursos actuales

Hemos sabido aprovechar el agua en todas sus procedencias. Hay que recordar que nos nutrimos en la provincia de Almería de acuíferos, fuentes, pantanos, aguas regeneradas, desaladoras, desalobradoras y trasvases. Nadie como nosotros sabe que el valor del agua es claro y manifiesto.


Estos recursos, a los que no podemos renunciar de ninguna manera, son imprescindibles para nuestra provincia y por eso siempre decimos que hay que garantizar todos y cada uno de ellos en cada una de nuestras “grandes demarcaciones”, nuestras comarcas. El Campo de Dalías (hoy Poniente de Almería), Campo de Níjar-Bajo Andarax y el Bajo Almanzora.  


Por eso seguimos aplicando toda la tecnología disponible que comenzó a cambiar nuestros campos en aquellos primeros riegos por goteo, máquinas especiales, programadores…y todo lo hacemos compartiendo el conocimiento que es uno de los asuntos sin duda más importantes que tenemos que mantener como objetivo del futuro. 


Garantizar el agua, gestionarla como sabemos hacerlo, distribuirla de manera justa aplicando la tecnología y el conocimiento. Para eso trabajamos. Y en ello seguimos, optimizando cada gota de agua en el proceso productivo a la hora de abonar, en la desinfección de los suelos, para rebajar las sales. Consiguiendo agua de más calidad. Porque, además, con agua de más calidad hay que utilizar menos volumen para nuestros cultivos.


Objetivos

Por eso, en el día que hoy celebramos, el ‘Día Mundial del Agua’, no renunciamos a nuestros objetivos de futuro. Garantizar el agua en toda la provincia, tanto en calidad como en cantidad y derechos. Creando y vertebrando la provincia de Almería con la ‘Autovía del Agua’ desde Rules hasta Cuevas del Almanzora pasando por Beninar. Aportando los trasvases del Negratín y del Tajo-Segura tan necesarios como fundamentales, incorporando en la geografía almeriense a esa autovía del agua las presas, las aguas desaladas, el agua de pozos... siendo así aún más capaces de garantizar nuestro futuro y el de la provincia.


Desde la Federación de Regantes de Almería FERAL tenemos muy claro el valor del agua. El valor de la vida, del mantenimiento de nuestra población, del crecimiento, del progreso de una tierra árida que trabaja, cada día, con eficiencia, sostenibilidad y solidaridad.


¡Feliz Día Mundial del Agua!


 

Temas relacionados
Agua

para ti

en destaque