Lo que necesitas para llevar de la mejor manera el confinamiento

Claudia Sogamoso, especialista en desarrollo personal y profesional, ofrece las claves

claudia Sogamoso, en Espacio Crescend.
claudia Sogamoso, en Espacio Crescend. La Voz

Y de repente todo lo que conocías, todo lo que sabías, todo lo que hacías, de un día para otro dejó de ser seguro para tu vida y debiste renunciar a la vida de estabilidad y aparente seguridad que tenías, sin pedirlo, sin solicitarlo y hubo que enfrentar a un enemigo invisible, no sabes a dónde está, ni como llega, cambia o acaba la vida de las personas y hace temblar a todas las naciones y sociedades del planeta y nos pone frente a la adversidad en un gran desafío sin precedentes para la vida del mundo moderno del S.XXI.


Es la pandemia del coronavirus, una situación que ha obligado al confinamiento y que, gracias al conocimiento de la psicóloga y especialista en desarrollo personal y profesional Claudia Sogamoso, puede ser más llevadera. “La historia de la humanidad nos demuestra que ante las situaciones más difíciles que enfrentaron aquellos que nos antecedieron, lograron adaptarse y superarlas, gracias a su capacidad de resilencia. Necesitas ser o aprender a ser resiliente”, dice .


¿Qué es la Resiliencia? 

Es un proceso mental, emocional, especialmente, que permite que puedas enfrentar la adversidad con flexibilidad, y sobre todo, que seas capaz de encontrar formas, maneras o estrategias para superarla, y poder adaptarte a la situación que te impone amenaza. Las investigaciones en psicología han demostrado que esta capacidad es más aprendida que genética, aunque, esto último tiene cierta incidencia.



La vida de las personas se desarrolla dentro de cuatro aspectos básicos: 

  1. El físico: Se refiere a lo biológico y corporal (nuestro cuerpo)
  2. El mental o cognitivo: Se refiere los pensamientos, actitudes, creencias, valores, a esa manera cómo piensas acerca del mundo que te rodea.
  3. El emocional: Se refiere a las sensaciones, sentimientos que se dan como respuesta a situaciones que percibes de tu entorno interno o externo.
  4. El social: Se refiere a las relaciones que establecemos con el entorno, situaciones o personas.


La resiliencia depende en gran medida de que puedas cuidar y proteger tu vida desde esos cuatro aspectos, ser capaz de enfrentar la adversidad requiere de algún bienestar que puedas obtener. Es así que para cuidar y proteger estos aspectos, ten en cuenta algunas sugerencias


  1. Cuida del aspecto físico, con sana alimentación y ejercicio físico durante estos días de confinamiento y sigue todas las instrucciones para evitar el contagio y romper con la cadena de contagio de la epidemia. (Quédate en casa)
  2. Cuida de tu salud mental, ten cuidado con tus pensamientos, creencias, actitudes. El cerebro tiene la función de asegurarte la sobrevivencia, por este motivo su especialidad es detectar toda señal de amenaza para defenderte, por esta razón atiende más a lo negativo, que a lo positivo del entorno, sin embargo,  si estas la mayor parte del tiempo en estado de tensión porque percibes el entorno negativamente, tu organismo se agotará y puede caer en una depresión. El antídoto, aprende a pensar en medio de la adversidad más en lo positivo que en lo negativo. Esta situación de confinamiento puede ser una oportunidad para hacer y realizar actividades a las que antes no podías asignarle el tiempo, ahora puedes asignar tiempo a lo importante, tú y tu seres queridos, comenzar a transformar algunos aspectos que no son de satisfacción para ti. No es tiempo de vacaciones, es tiempo de aprovechamiento para lo importante y te aseguro que lo importante no tiene que ver con lo material o el dinero, sino con la salud, el afecto, el cariño, el aprecio por ti y tus seres queridos, siento lo otro necesario. Puedes aprovechar para conocer más a tus hijos, comprenderlos entenderlos, aprender de ellos, enseñarles, estrechar lazos, al igual que con tu pareja, padres, compañeros de convivencia. Y si la epidemia toca a algún miembro de tu familia, que espero que no, necesitarás de todo este tiempo para vivir tu duelo y seguir viviendo.
  3. Cuida tu vida emocional: Las emociones en general no son negativas, son positivas, ellas son una respuesta biológica que da el organismo para adaptarse al entorno, es decir, nos ayudan, lo negativo está en lo que hacemos con ellas. De ahí que es fundamental identificar las emociones que vives en este momento y digo vives, porque las emociones no se expresan, se experimentan, se viven. Si vives este momento desde la angustia, la ansiedad, el enfado, la tristeza y otras, intenta no experimentarlo como negativo, es una manera para que puedas acomodarte a la nueva circunstancia, lo que necesitas una vez lo identificas, es decidir ¿Qué quieres hacer con ello? Si estás triste por ejemplo, pregúntate si esto te ayuda y aporta a tu bienestar, es posible que la tristeza pueda ser positiva ahora y te sientas a gusto con este sentir, pero si lo que te hace es generar malestar, intenta transformarla, busca actividades que te ayuden a sentirte a gusto, por ejemplo, yo cuando me siento triste por estos días, bailo, escucho la música que me gusta porque me pone en contacto con mi cuerpo y me ubica en el aquí y en el ahora y puedo desde ahí ver muchas cosas positivas que tengo, que soy ahora, en este momento, no me deja que me vaya hacia pensamientos negativos.
  4. Cuida de tus relaciones. Intenta sostener unas relaciones de bienestar y no de malestar, en estos momentos no eches más leña al fuego, valora que ahora hay tiempo, no lo malgastes, aprovéchalo para fortalecer tus lazos de afecto, cariño, amor, cuidado contigo y tus seres queridos, esto es esencial para la resiliencia, los lazos de afecto con los seres queridos nos fortalecen, alimentan física, emocional, psicológicamente. Si tienes hijos pequeños, adolescentes, se el modelo que necesitan, de ahí pueden aprender la resiliencia.


Si logras cuidar y proteger tu vida en estos aspectos, fortalecerás tu capacidad de resiliencia y podrás sostener y superar esta situación adversa que nos sobrepasa sin lugar a duda. Crea actividades para ti, tus hijos, compañ[email protected] de convivencia que aporten a estos aspectos desde el bienestar y menos del malestar, tampoco sentir malestar es negativo, es una alerta que indica que por ahí no es el camino del bienestar, de lo que necesitas. Si sientes que esto te supera, lo mejor busca ayuda, también está bien, buscar ayuda, esta situación nos demuestra que no todo lo podemos, que somos vulnerables y que solo no podemos juntos somos más.


Así lo explica la psicóloga, que atiende en el Paseo de Almería, (número 34 Planta 1 oficina 3), en  Espacio Crescend, en www.claudiasogamoso.com.  o a través de sus redes sociales, donde tal vez pueda aportarte contenido para una mejor calidad de vida personal, profesional, laboral.

 

Temas relacionados
Música Vacaciones Confinamiento Salud

para ti

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

en destaque