El Niño de las Cuevas y su familia, patrimonio de la saeta en Almería

Desde su balcón, Antonio García, Niño de las Cuevas; y su hija, Ana Mar, cantan sus saetas

Se ha hablado mucho de la recuperación y reorganización de las Hermandades y Cofradías de la Semana Santa de Almería, a finales de la década de los años setenta y principios de los ochenta, pero nunca se ha dicho cómo se recuperó algo tan unido al mundo cofrade como es la saeta.


Esos primeros años era necesario que todos los colectivos de la sociedad participaran para recuperar en su totalidad los desfiles procesionales. Uno de esos colectivos era el flamenco y La Voz fue testigo de ese resurgir de la saeta entre los que se encontraba uno de los mejores guitarristas de Almería, Antonio García 'Niño de las Cuevas'. En la memoria de los que vivimos ese momento rememoramos cómo surgió la primera vez que el Niño de las Cuevas cantó una saeta y fue porque ante la ausencia de uno de los cantaores que tenían previsto venir a Almería a cantar, Antonio García tuvo que suplir su ausencia. Fueron muchas saetas las que cantó y creemos que es de recibo destacar la labor callada y desconocida de su esposa, Lola de Quero, la presidenta de la Peña El Morato. Durante toda la noche, Lola de Quero le fue escribiendo las letras que iba creando para que su esposo, Antonio, le realizada la oración cantada, la saeta, a cada una de las Cofradías que procesionaban.


Ana Mar cantando una saeta al Cristo del Amor desde un balcón de calle Alcalde Muñoz.
Ana Mar cantando una saeta al Cristo del Amor desde un balcón de calle Alcalde Muñoz.JA Barrios


Ana Mar, hija de Antonio García y Lola de Quero, en el seno de familia y desde la cuna ha vivido el flamenco en general y las saetas, particularmente. 



La primera vez que Ana Mar se puso ante una imagen y cantó una saeta fue al Santísimo Cristo del Mar, imagen titular de la Hermandad del Calvario, que radica en la iglesia parroquial de San Roque, en Pescadería.


Para ocasión tan especial, Ana Mar no quiso que le acompañara su familia. Sus nervios los supo controlar. La Voz fue testigo de esa, su primera saeta, que realizó a la salida procesional del Calvario situándose entre la calle Corbeta y la Plaza de San Roque, pudiéndole considerar como un momento único y memorable.


En esta Semana Santa de 2020, marcada por el COVID-19, la familia García-De Quero no puede falta a su cita cofrade y compartir con todos los almerienses la oración cantada de la mejor saeta nacida del corazón.


Desde La Voz de Almería, gracias por ayudar a toda la ciudad en estos difíciles momentos que nos toca vivir con vuestro arte, cantando desde vuestro balcón y a través de las redes sociales la mejor saeta nacida del corazón. 

 

más leídas

últimas de Semana Santa 2020

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería