La crisis de los microchips provoca que baje un 38% la producción en octubre

Solo se produjeron un total de 165.003 vehículos

La crisis de demanda y de los microchips provoca caídas en la producción española de vehículos por encima de las registradas por la pandemia y los confinamientos forzosos en 2020. Durante los diez primeros meses, se han fabricado un total de 1.757.280 unidades, que representa una caída del 2,5% respecto a 2020 y del 26,7% en comparación con 2019. En el mes de octubre, se cerró con una destacada reducción de la producción de vehículos del -37,9% respecto del mismo mes de 2020, con un total de 165.003 unidades fabricadas.


Esta situación se debe principalmente al fuerte desabastecimiento de microchips en todo el mundo y en todos los sectores. Sin embargo, la dificultad en el aprovisionamiento de materias primas, las dificultades de entrega en la cadena logística o la baja demanda en los mercados principales están siendo también fuertes condicionantes en 2021. Según las últimas previsiones, la escasez de componentes y el consiguiente reajuste con la demanda de los centros de producción de automoción, tanto en España como en Europa, no se verá solucionado hasta finales de 2022 o inicios del 2023.


De igual modo, los mercados europeos, principales destinatarios de la producción nacional, continúan con la tendencia a la baja. De esta manera, en el último mes de octubre, Francia (-30,7%), Alemania (-34,9%), Italia (-35,7%) y Reino Unido (-24,6%) registrado cifras por debajo de 2020 y también de 2019, que están en línea con la caída del mercado nacional (-20,5%). Este hecho es destacable debido a que uno de cada cuatro vehículos vendidos en España es de producción nacional.



Por tipo de vehículo, durante el mes de octubre, en comparación con el mismo mes de 2020, la fabricación de turismos y todoterrenos ha sufrido un importante retroceso del 41,1%, con 111.829 unidades. Por su parte, la producción de vehículos comerciales e industriales ha registrado una caída del -24,5% en el décimo mes, hasta las 30.894 unidades.





PRODUCCIÓN POR FUENTES DE ENERGÍA


En el mes de octubre, al igual que en el resto de los vehículos, la producción de vehículos de cero y bajas emisiones ha registrado un descenso del 24,3% respecto al año anterior, con un total de 20.597 unidades (vehículos eléctricos, híbridos enchufables, híbridos convencionales, gas natural y GLP). De todos modos, a pesar de este descenso, en el último mes, este segmento de vehículos alternativos ha aumentado su cuota de producción hasta alcanzar el 12,5% del total de producción de vehículos en España, siendo los vehículos electrificados 3 de cada 4 vehículos alternativos fabricados.


En el acumulado del año, los vehículos electrificados, híbridos y de gas suponen mantienen su cuota de producción, representando uno de cada diez vehículos fabricados, acumulando el 11,5% de la cuota de producción. Hasta el décimo messuman un total de 201.949 unidades, un 55,8% más que en el mismo periodo del año anterior.


Por su parte, la producción de vehículo electrificado rompe su tendencia mensual de crecimiento por primera vez, marcado por la crisis de microchips, y se reduce un -27,9%, con un total de 15.689 unidades producidas en octubre. Aún así, representa el 9,5% de la cuota total de producción de vehículos “made in Spain” en el mes y acumula durante 2021 un total de 163.133 unidades fabricadas, un 70,8% más que en el mismo periodo del año anterior.


En cuanto al tipo de vehículo, en el décimo mes del año, con 8.352 unidades fabricadas, los eléctricos puros son los vehículos de cero y bajas emisiones con mayor producción, representando el 5,1% del total de fabricación. Por su parte, los híbridos enchufables registran un fuerte descenso del -43,8% de la producción, hasta alcanzar las 7.337 unidades fabricadas, todas de turismos, que supone el 4,4% de la producción total.




“La crisis de los microchips y diferentes factores externos como el encarecimiento de la energía y de las materias primas están suponiendo importantes condicionantes para la recuperación del ritmo de producción de nuestras fábricas. Por primera vez en el año, la producción cae por encima de la registrada durante el 2020, un año marcado por la pandemia y los paros de producción durante varios meses en nuestros centros. Esto tiene que servir de alerta para mostrar la complicada situación que atraviesa el sector de la automoción, tanto en el ámbito de fabricación como de mercado. Afrontamos, más allá de una necesaria recuperación, una transformación en el modelo de la movilidad tanto a nivel industrial como a nivel social. Es tiempo de actuar y de hacerlo de manera inmediata, como hemos pedido desde la industria. Tenemos en los fondos del plan de recuperación una oportunidad. Pero no es solo una cuestión de fondos, es una cuestión de establecer, además, unas medidas ágiles y de calado que impulsen la transformación. Los países de nuestro entorno atraviesan el mismo contexto de parálisis, debido a la escasez de microchips y la baja demanda de mercado, por ello la capacidad de respuesta y la velocidad con la que lo hagamos nos permitirá encabezar o situarnos en la cola de la transformación hacia la nueva movilidad. Es momento de actuar y España ha demostrado que su industria de la automoción tiene las herramientas y los mimbres para liderar esta transformación”. destacó José López-Tafall, director general de ANFAC

 

Temas relacionados
Coches

para ti

en destaque