Los riesgos de conducir un vehículo con la ITV caducada

La Inspección Técnica de Vehículos  es un trámite obligatorio en España para poder circular con un coche, moto, camión, autobús, etc,... de más de cuatro años o sobre el que se hayan hecho cambios.


Es un servicio no está ofertado directamente por la Dirección General de Tráfico, sino por terceras empresas (mayoritariamente privadas).


Tener superada la ITV  asegura el buen funcionamiento de todos los vehículos que circulan por las carreteras españolas. Lamentablemente, tras la pandemia y la crisis económica generada, los coches con la ITV caducada o con resultado desfavorable han aumentado bastante, con el peligro que eso conlleva en lo relativo a la seguridad que nos puede ofrecer el vehículo en cuestión.



Un 45 % de los vehículos que circulan por carretera no tienen la ITV en regla, el doble que antes de la pandemia, cuando el porcentaje era del 20 %, según informes de la Asociación Española de Entidades Colaboradoras de la Administración en la Inspección Técnica de Vehículos


Si circulamos con holguras en la dirección, podríamos tener un susto en una carretera de montaña o circulando por autopista a velocidad elevada. Lo mismo puede ocurrir si el  defecto se localiza en los frenos o en el alumbrado… Quizá tengamos dificultades para detener el coche en una emergencia o carezcamos de buena visibilidad transitando de noche. Y eso sin contar con faros mal regulados apuntando a vete a saber dónde, que ocasionan enormes molestias al resto de usuarios de la vía. 



Uno de cada 10 coches implicados en un accidente con víctimas tiene la ITV caducada


Según el estudio llevado a cabo por  la Universidad Carlos III de Madrid bajo el nombre de 'Contribución de la ITV a la Seguridad Vial y al Medio Ambiente' y asegura, entre otras cosas, que si todas las inspecciones se hubieran llevado a cabo cuando correspondía, se podrían haber evitado al menos 8.800 accidentes, más de 7.000 heridos y 161 muertes.


Una de las consecuencias más importantes es que, en caso de accidente y siendo nosotros los causantes, el seguro se negará a afrontar los gastos si el coche tiene la ITV caducada, desfavorable o negativa. Bueno, en realidad el seguro se hará cargo de los gastos, pero luego pasará la factura para recuperar el dinero.


La multa que nos impondran  será de 200 euros si está caducada o desfavorable y 500 euros e inmovilización del vehículo si es negativa.  El agente autorizado podrá retener nuestro permiso de circulación instándonos a pasar la inspección en un plazo no superior a 10 días.




 

Temas relacionados
Automovilismo

para ti

en destaque