Cajamar, la entidad financiera de Almería

Cajamar ha sido, es y seguira siendo “la caja fuerte”

Cajamar sede social.
Cajamar sede social. La Voz

Manuel Gutiérrez Navas

Director de Comunicación de Cajamar


Cuando me piden que escriba sobre la historia de Cajamar y cómo una entidad de esta provincia ha llegado a liderar la banca cooperativa española y adquirir la consideración de entidad significativa en nuestro sistema financiero, logrando dar respuesta a las consecuencias de las sucesivas crisis vividas en nuestro país, especialmente las de la década de los 80 o la más reciente de 2008… cuando me piden que explique cómo ha logrado superar los requerimientos y exigencias para la restructuración y saneamiento del sistema financiero, siendo capaz además de ayudar a otras entidades, asumiendo el coste y desgaste que ello le ha supuesto, y todo ello con cargo únicamente a sus propios recursos y resultados, sin necesidad de recibir ni un solo euro de ayudas públicas (de los más de 465.600 millones utilizados en diferentes países de la UE para el rescate de sus entidades, de ellos más de 64.000 en España)… recuerdo un viejo y acertado claim o mensaje con el que se cerraban los anuncios que podíamos leer hace treinta y cinco o cuarenta años en La Voz de Almería. Y es que Cajamar ha sido, es y seguirá siendo “la caja fuerte de Almería”, una entidad comprometida con el desarrollo económico y social de esta provincia, que ha contribuido a generar oportunidades e iniciativas que han mejorado la calidad de vida de las personas, dispuesta siempre a colaborar con sus instituciones, empresas y agentes sociales en todo lo que sea la defensa de sus intereses y de sus reivindicaciones.



Almería es una provincia hasta no hace mucho anclada en una situación histórica de desatención y atraso, que en los últimos cincuenta o sesenta años se ha hecho a sí misma. Y lo ha conseguido, esta vez sí, gracias a la capacidad emprendedora de los almerienses, que con el apoyo financiero de Cajamar, han logrado romper con un maleficio histórico de varios siglos y finalmente han sido capaces de poner en marcha una vía de crecimiento y superación teniendo como principal motor de su economía al sector agroalimentario, seguido de los servicios y el turismo, la construcción y la piedra natural. 


Estabilidad

La diferencia principal de la situación presente respecto a otras etapas o momentos de crecimiento vividas a mediados del siglo XIX o principios del siglo XX, en torno a la actividad minera, o la propia agricultura tradicional, el hecho diferencial que ha contribuido al asentamiento y sostenibilidad de este modelo de desarrollo económico y de progreso social, proporcionándole estabilidad, ha sido la existencia de una entidad financiera como Cajamar. Una entidad identificada con esta provincia, por su origen y razón de ser, en cuyos pueblos hace 50 años comenzó a desempeñar su actividad, demostrando desde entonces el alcance de su compromiso y responsabilidad social. Lo que le ha permitido ganarse la confianza y fidelidad de sus clientes, que han visto como el desempeño de esta actividad financiera y de inversión social ha abierto camino a una nueva cultura emprendedora e innovadora, a través del fomento de la investigación aplicada, la incorporación de tecnología, la formación y la necesaria transferencia de conocimiento.


La Voz de Almería también ha sido testigo directo de esta historia. Sus periodistas han publicado centenares de noticias y comentarios sobre todo ello en las últimas décadas, asociando la imagen y actividad de Cajamar, y sus logros, a los responsables y primeros ejecutivos que han estado al frente y liderado su evolución en cada momento, como Juan del Aguila, Jesús Durbán, Jesús Espinosa, Miguel Quesada, Antonio Pérez Lao, Juan de la Cruz Cárdenas, y actualmente Manuel Yebra, Eduardo Baamonde y Francisco González. Y junto a ellos a los demás rectores, directivos y empleados que han sido y son protagonistas de su quehacer diario. 


El espíritu emprendedor almeriense puede sentirse satisfecho de haber sido capaz de alumbrar un vergel productivo y transformar una tierra semidesértica en el principal territorio de producción agrícola español y europeo; como de haber dado a luz en una cantera a una empresa como Cosentino, hoy convertida en referente mundial del sector de la piedra natural; o de haber propiciado el origen Cajamar, que en estos tiempos de mala reputación para la industria bancaria, ha demostrado que es una entidad comprometida con las personas, singular y diferente desde su condición de principal exponente de la banca cooperativa española.

 

Temas relacionados
Agricultura Cajamar Cosentino Construcción Unión Europea Empresas Cultura Bancos

más leídas

últimas de Historias de nuestra Almería

El genio de Manuel Del Águila

Siret, el belga que vino a alumbrar nuestro pasado



El invento de Vivas Pérez

La Almería de Colombine
Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería