Supervivencia musical, cómo no perder la pasión por la música

Diego M. Pecharromán es el impulsor de este proyecto

Diego era músico y profesor de música al mismo tiempo, trabajaba impartiendo clases particulares y varios talleres, y se ha dedicado a esto durante mucho tiempo. Después de algún tiempo observando que mucha gente perdía su pasión por la música debido a incompatibilidad de horarios y diversos motivos, se decantó por crear una plataforma para dar clases de música y enseñar a gente fuera de Almería de forma online. En ella, Diego aprovecha para difundir contenido de interés para gente que lleva cierto tiempo tocando un instrumento. 


Ahora mismo, en su página web supervivenciamusical.com dispone de un curso online ya grabado en el que se reúne una vez cada quince días con los alumnos a través de una sesión en directo con material más práctico para todos.


Esta iniciativa comenzó en febrero de este mismo año y se muestra muy contento con los resultados después de todo el esfuerzo depositado en su proyecto. Por su parte, la academia se puso en marcha en el mes de junio y aunque la idea surgió hace dos años, el proceso creativo ha sido muy intenso.


A pesar de haber trabajado en diferentes puestos, siempre ha estado vinculado a la música. Principalmente toca el saxo y en algunos talleres presenciales toca el piano, la guitarra, el bajo e incluso la batería.


De momento es él la persona encargada del proyecto de Supervivencia Musical, pero nos confiesa que dentro de muy poco tiempo va a contratar a otra persona, ya que no da abasto. Además, dentro de la plataforma pretende lanzar una formación destinada a profesionales de la música que deseen crear una plataforma online para impartir cursos de algún instrumento explicándoles su experiencia. Se trata de una especie de mentoría que estará disponible a principios del próximo año.


Por el momento, Diego se muestra contento con los resultados, por un lado porque ha recuperado lo que había invertido con solo el lanzamiento del curso y nunca lo hubiera imaginado. Por otro lado, “la satisfacción de que la gente valore mi contenido es estupenda, la clave está en seguir trabajando”.


El propósito de su proyecto siempre ha sido que la mayoría de la gente toque un instrumento y que las personas que hayan abandonado la música vuelvan a recuperar la pasión por tocar un instrumento. “Cuando imparto un taller presencial y veo que mucha gente recupera la pasión y vuelven a progresar para mí es una sensación muy bonita, porque siento que de verdad les está sirviendo mi formación en su vida”.


El lema de Supervivencia Musical es “Vive y disfruta la música sin límites”, nos cuenta Diego. “Yo enfoco mis cursos a ese disfrute, es esencial vivir la música para mantener la motivación”, sentencia.


 

más leídas

últimas de Emprendedores

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería