Tu arte lo parte, un espacio donde todos pintan sin prejuicios

Tati Salvador es la impulsora de este proyecto

Tati Salvador en una de las Noches Frikis.
Tati Salvador en una de las Noches Frikis.

Su nombre es María del Mar, pero todos la conocen como Tati. ‘Tu arte lo parte’ comenzó hace ya mucho, pero hace poco que se convirtió en una realidad. Ella es maestra y estaba muy decepcionada con el sistema de oposiciones. Por este motivo, siempre ha estado de aquí para allá combinando su lado más artístico con la educación. Tati ha trabajado impartiendo talleres en bares. “No tenía nada claro en mi vida y no podía meterme en montar un negocio pero gracias al apoyo de mi familia y amigos pude hacerlo”.


La joven empezó a estudiar Magisterio porque no le habían potenciado su vena artística. Siempre le habían dicho que tenía que estudiar una carrera y mejor si es de ciencias para tener un futuro prometedor. Además, en reiteradas ocasiones le instaron a estudiar un grado medio en lugar de una carrera. “No estudies más, sácate un grado medio y no sigas con esto, no eres válida”. Esas son solo algunas perlas de las que Tati ha tenido que escuchar a lo largo de su vida. “Fíjate si soy válida que me saqué la carrera”, sentencia la joven.


Cansada de todos aquellos que la frenaban e intentaban que hiciera lo políticamente correcto, se armó de valor y decidió hacer lo que realmente le llenaba: trabajar pintando. Tati nos cuenta que “pintar es lo más sencillo del mundo. Todo el mundo puede pintar, nadie es nulo para el arte, ni una sola persona”. Con esa idea fue de bar en bar impartiendo talleres de pintura y creciendo siempre con el apoyo de su familia y amigos. “Hoy en día hago de todo. Desde murales, talleres contra la violencia de género, ilustraciones feministas así como talleres para niños y adultos y las ‘Noches Frikis’ con pintura y cervezas en el local, situado en Avenida del Mediterráneo 103”.


La joven emprendedora está contenta porque está cumpliendo su sueño: trabajar pintando, que es lo que siempre ha querido hacer. “Es necesario cambiar esa mentalidad de que algunas personas no pueden o de que no tienen ese don”. En cada taller, Tati intenta darle la vuelta a la tortilla con cervezas y pautas diferentes. Los asistentes pasan un rato muy divertido y los talleres ayudan a potenciar la autoestima.


Cada alumno sigue un proceso distinto, no hay una solución posible, hay mil formas de pintar y de crear. “En mis clases, todo el mundo puede hacer lo que quiera disfrutando del arte. La gente se va alucinando de aquí porque no se creen que hayan sido capaces de pintar un cuadro en condiciones y eso es algo muy gratificante para mí”. En esta sociedad en la que vivimos, se deja de potenciar el arte y la creatividad deja de tener importancia, esa visión equivocada del arte es la que Tati pretende cambiar.


Aunque lleva preparando el local durante mucho tiempo, lo inauguró en abril. Como proyectos futuros está preparando talleres en los colegios, donde trabaja todos los conceptos de igualdad y cooperación a través del arte. “Tenemos que aprender a desaprender, a eliminar los prejuicios y la etiquetas. Todos podemos y todo el mundo es válido para el arte”.


La joven nos cuenta que no fue nada fácil dar vida a este proyecto ya que no se ha podido beneficiar de ningún tipo de subvención. Además de talleres de pintura para adultos y pequeños, existe la posibilidad de celebrar tu cumpleaños en las instalaciones de Tu arte lo parte con comida y una sesión de pintura de lo más divertida.


“He trabajado como dependienta, camarera, monitora, en hoteles…Siempre he estado de cara al público y no podría trabajar en otra cosa que no implicase estar de cara a la gente”, explica la joven. Tati nos cuenta que en sus clases se crea un vínculo y un buen rollo que le hace muy feliz, de hecho reconoce que ha entablado amistad con algunos de sus alumnos y alumnas. “Cuando emprendes tienes que luchar cada día por seguir creciendo, sino estás perdido”.


Lo más gratificante de emprender ha sido sin duda decir a todas esas personas que me han dicho que no podía que sí puedo. Siempre me han machacado para que no hiciera lo que quería hacer. Hoy estoy aquí gracias a mi esfuerzo y la ayuda incansable de mi familia y mis amigos. Trabajar pintando es lo más bonito que puede haber. Reconozco que estoy en el mejor momento de mi vida y quiero recordar a todo el mundo que aquellos que luchan pueden conseguir lo que quieran”, sentencia.


 

más leídas

últimas de Emprendedores

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería