Emo Educa, un peluche para aprenderlo todo sobre las emociones

Este muñeco amarillo con forma de corazón hace que los niños puedan trabajar sus emociones

Emo tiene forma de corazón y ayuda a los niños a desarrollar su intelecto.
Emo tiene forma de corazón y ayuda a los niños a desarrollar su intelecto. La Voz

"Educar con el corazón”. Ese es el objetivo de Emo Educa, un simpático muñeco amarillo que Rosmara ha creado con la intención de que los niños puedan trabajar sus emociones y sus habilidades sociales de una manera mucho más divertida.


“Es un peluche con forma de corazón que incluye 12 piezas intercambiables para que los niños puedan expresar las emociones básicas: enfado,  alegría, tristeza y miedo”. Y es que, lo que empezó como un pequeño proyecto destinado a los alumnos de su clase, finalmente se ha convertido en un diseño mucho más grande con el que pueden jugar también las familias en casa.


“Lo que quería era poder presentar algo más creativo e innovador que permitiera a los niños aprender jugando. Después de mucho pensar sobre qué es lo que podía aportar y qué es lo que realmente quería transmitir, surgió Emo Educa”. Emo es un muñeco de color amarillo, “el color de la alegría”, con forma de “corazón con patas, ya que a las personas buenas se les suele decir que son un corazón con patas”. 


Rosmara explica que la finalidad de este juego es “que los más pequeños entiendan  que una determinada emoción o comportamiento en un determinado momento no determina quién eres”. “Un niño no es malo, sino que se siente enfadado y lo redirige en un mal comportamiento porque no sabe hacerlo de otra manera”.



“Goleman define la inteligencia emocional como la capacidad para reconocer sentimientos y emociones en nosotros mismos y en los demás, siendo hábil para gestionarlos. Esta habilidad se puede desarrollar y entrenar. Y es un entrenamiento para toda la vida”.


El juego

El juego incluye el peluche de Emo, el cual lleva una mochila (azul o naranja) en la que lleva “todo lo que necesita para gestionar sus emociones y ser feliz”. Esas  herramientas son precisamente las 12 piezas de tela intercambiables con velcro de ojos y bocas que representan 4 de las emociones básicas, y 32 cartas.


Con estas 32 cartas “los niños pueden jugar en casa identificando sus emociones. Los padres pueden ayudarles  en esa identificación, y guiarles para que descubran cómo lo sienten en su cuerpo, qué es lo que les pasa tanto mental como físicamente”. Así, las cartas se dividen en tres categorías: identificación de emoción, identificación en el cuerpo e identificación en la mente. Además incluye varias cartas de Gestión de Emociones (Emo Herramientas), con tres trucos por cada emoción, para aprender a respetarse tanto a sí mismo como a los demás. Por otro lado, los Emo Poderes, aportan  los recursos que pueden necesitar para afrontar o gestionar una emoción. “Recursos inscritos en ellos, como la valentía o la asertividad”.

 

más leídas

últimas de Emprendedores 2020

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería