Pedro Caparrós se queda con la nave de Agrupaejido en La Mojonera

Dunamar abre en El Viso un centro de envasado en las antiguas instalaciones de Haluco Expovisan

Agrupaejido abrió la subasta de El Viso en 2012.
Agrupaejido abrió la subasta de El Viso en 2012.
Manuel León
00:12 • 15 nov. 2022

Agrupaejido, que se encuentra inmersa en un proceso concursal desde 2015, se ha desprendido de su almacén de El Viso, en La Mojonera, que ha pasado a manos de Dunamar, la Sociedad Agraria de Transformación del Grupo Caparrós, quien ya ha rotulado con su propio anagrama las instalaciones que dedicará al envasado de productos hortofrutícolas.


Dunamar, constituida en 1996, cuenta con un centenar de socios de agricultura familiar y  tiene su propia sede en el paraje de San Nicolás en El Viso, contando, hasta ahora, con centro de manipulado en El Alquián y en Balerma. La nueva incorporación de Dunamar es un almacén de 5.000 metros de superficie que antes perteneció a la antigua Haluco Expovisan y antes aún a Naces y a Prodis, de Gloria Villegas. En septiembre de 2012, hace poco más de diez años, fue abierta como subasta por Agrupaejido. 


Con esta desinversión, Agrupaejido probablemente vaya intentando concentrarse en la subasta de La Redonda para poder salir adelante del concurso de acreedores y evitar la liquidación y cierre.



Hace unos años vendió también la subasta de Cehorpa a la SAT Costa de Almería. Agrupaejido Pandal, también en La Mojonera, es gestionada por Ecoinver Export.


Agrupaejido ha sido durante décadas uno de los buques insignia de la comercialización hortofrutícola almeriense con sede en El Ejido con marcas. Fue constituida en 1979 abriendo un ambicioso periodo de expansión, alcanzando acuerdos estratégicos con la multinacional noruega de abonos Yara o creando Almerimex con cinco socios mexicanos. 



Ha tenido o tiene aún centros La Mojonera, Níjar, Adra y Roquetas de Mar y ha sido administrada por la familia Guillén y ha llegado a contar con cerca de un millar de empleados y más de 3.000 agricultores fidelizados.


Agrupaejido entró en 2015 en concurso voluntario de acreedores alegando insolvencia. Antes había firmado un crédito de restructuración de deudas de 100 millones con 15 bancos que se rompió en 2015. Era un gigante con pies de barro que sigue con un futuro incierto: el juzgado de lo Mercantil de Almería le ha dado tres meses, plazo que finaliza a final de año, para que presente una propuesta de convenio con los acreedores para evitar la liquidación y cierre. En su inventario de bienes se recogen un total de 46 fincas en Almería, Roquetas y El Ejido y 21 vehículos y cabezas tractoras. 




Temas relacionados

para ti

en destaque