Los costes de enviar hortalizas se disparan: quien tiene cláusula tiene una mina

Una berenjena de El Ejido vale un 60% más en un mercado de Berlín a 2.500 kilómetros

Frutas y hortalizas en el mercado de Lutzowstrabe en Berlín.
Frutas y hortalizas en el mercado de Lutzowstrabe en Berlín.
Manuel León
12:04 • 08 jun. 2022 / actualizado a las 12:25 • 08 jun. 2022

Los costes logísticos de las empresas exportadoras almerienses se han triplicado el último año, sobre todo por el alza de precio de los carburantes, atizado en los últimos meses por las derivaciones de la Guerra de Ucrania.


Según un informe de la Federación de Exportadores (Fepex) a la que pertenece la almeriense Coexphal, las exportaciones de frutas y hortalizas fuera de Europa baja el 10% el último año, según datos del Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales.


En general, se han identificado dos subidas esenciales: una en noviembre de 2021 por la ausencia de chóferes, y otra desde marzo porque las empresas logísticas han vinculado el precio de los portes que contratan con los exportadores al coste de petróleo y en consecuencia aplican subidas cada mes. Las comercializadoras almerienses, según la patronal, asumen la mayoría de los incrementos del transporte, porque en muchos casos se trabaja con contratos cerrados al inicio de campaña entre la empresa productora y comercializadora y el cliente distribuidor europeo, que, en algunos casos, no quiere abonar parte del porte del tránsito.



Almería posee la mayor flota de camiones de España per cápita con 8.000 cabezas tractoras y 3.500 empresas constituidas, muchos de ellos como autónomos. Por tanto es una de las zonas más sensibles a estos vaivenes de las cotizaciones energéticas del gasóleo, teniendo en cuenta que salen desde las alhóndigas y cooperativas a Levante y Poniente provincial más de mil vehículos pesados.


Sin embargo, no todos los contratos son cerrados y las alhóndigas y cooperativas tienen oportunidad de repercutir el sobreprecio logístico a sus clientes.



Las grandes empresas del  transporte provincial como J. Cano, con sede en Antas, tienen fijadas una cláusula que neutraliza las fluctuaciones del precio del gasóleo con sus clientes, mayoritariamente las cadenas de distribución europeas y supermercados.

El precio del combustible ha subido en los últimos doce meses aproximadamente un 60% y sobre todo se repercute al cliente en los retornos de mercancías  y a la inversa si la cotización del crudo baja.



 Los pequeños transportistas trabajan más con las empresas almerienses en origen y no tanto con las cadenas de distribución y tienen que repartir también los incrementos de costes logísticos. En marzo, tras varias semanas de huelga del gremio, el Gobierno y los transportistas alcanzaron un acuerdo de bonificación de 20 céntimos del litro de combustible hasta el 30 de junio. En cualquier caso, señala Juan cano, presidente de J.Cano, “al final de la cadena, es el consumidor final el que  asume el rally alcista de los costes logísticos”. Las asociaciones de consumidores como la OCU han  analizado las subidas que se han registrado a la hora de llenar la cesta de la compra que, en algunas cadenas, han sobrepasado la tasa del 30%. En Almería, como en el resto del país, la inflación acumulada se ha disparado por encima del 7% en el transcurso del año actual.


Los costes logísticos de las empresas que exportan fuera de Europa se han disparado aún más por el impacto de las restricciones y los bloqueos de las navieras en el comercio internacional con una reducción de las ofertas de contenedores y retrasos en las llegadas a destino.



Temas relacionados

para ti

en destaque