Los gasolineros de la provincia piden un IVA reducido para los consumidores

La gasolina cotiza estos días a máximos históricos de más de 1,5 euros el litro

Una estación de servicio en la Avenida del Mediterráneo de Almería.
Una estación de servicio en la Avenida del Mediterráneo de Almería.
Manuel León 12:19 • 10 feb. 2022

La Asociación Provincial de Estaciones de Servicio (Apesal) que agrupa a más de 50 gasolineras de Almería, de las 150 existentes, ha suscrito la petición de la Confederación Española del sector al Gobierno para aprobar un IVA reducido del 10% a los carburantes. Con ello, la entidad almeriense que preside Antonio Felices, pretende neutralizar la escalada de precios en el bolsillo de los consumidores.  Según la patronal del sector, la reducción del Impuesto del Valor Añadido, se traduciría en un ahorro inmediato de 10 euros a la hora de llenar el depósito. 


Según el Boletín Petrolero de la Unión Europea, los precios de los carburantes en España se sitúan en máximos históricos desde 2012, con el litro de gasolina pagándose a una media de 1,538 euros y el de gasóleo a 1,422 euros. Estos niveles de precios representan un incremento del 25,3% y del 28,3%, respectivamente, frente a los que se registraban hace un año, lo que se traduce en un sobrecoste de unos 17 euros a la hora de llenar un depósito medio de 55 litros.


La patronal considera que una medida extraordinaria como la rebaja temporal del IVA del 21% al 10% resulta “muy necesaria en el momento actual, con la inflación disparada y la economía española tratando de sacudirse los últimos coletazos de la pandemia. Es el momento de que las familias tengan más renta disponible para que el consumo despegue definitivamente.



Según la Agencia Tributaria, sólo en 2019 (los datos relativos a 2020 no son representativos) el Estado ingresó 17.414 millones de euros gracias a la presión fiscal sobre gasolina y gasóleo. Más de 12.200 millones se correspondieron con el Impuesto Especial de Hidrocarburos, mientras que más de 5.100 millones fueron de IVA, un impuesto que, al igual que sucede en el caso de la electricidad, grava la suma del coste del producto y del impuesto especial, aplicándose de manera consecutiva y no paralela y maximizando de ese modo su impacto en el precio final. Si se aplicará una reducción temporal del IVA del 21% al 10%, el precio de cada litro de gasolina bajaría más de 20 céntimos y cada repostaje completo se abarataría 11 euros. En el caso del gasóleo, el precio de venta al público de cada litro bajaría más de 19 céntimos, lo que se traduciría en un ahorro de 10,45 euros por cada depósito lleno.






Temas relacionados

para ti

en destaque