El día que Málaga le sacó los colores a Almería

Las comparaciones (casi) siempre son odiosas: unos tanto y otros tan poco

El riesgo de que en un foro sobre medios de transporte almeriense aparezca un malagueño es que provoque bilis sana (e insana); la ventaja es que relate la hoja de ruta utilizada en esa provincia hermana para llegar a donde han llegado y que pueda servir de aprendizaje a Almería. El viento de la historia tiene eso: que cambia las tornas. Si en el siglo X, el Puerto de Almería era como ahora Amberes, Málaga, que tenía entonces menos habitantes que Adra, es ahora ejemplo de desarrollo, no solo económico, sino también cultural, amparado en unas comunicaciones y un Puerto de ensueño.


Dijo el concejal de Urbanismo de Málaga, Raúl López -en la última de las Jornadas sobre (Re)Pensar Almería organizadas por La Voz de Almería- que Málaga recibe veinte millones de pasajeros por su aeropuerto- Almería no llega ni al millón- y conexiones con 50 países, mientras que Almería apenas puede volar a Madrid. Málaga cuenta desde hace años con AVE, con un Muelle Heredia único en España, con centros culturales como el Picasso, Pompidú, Thysen, San Petersburgo etc. etc. Teniendo Málaga al lado es cuando las comparaciones son más odiosas. 


Lo explicó el edil malagueño: “Nosotros hace años que empezamos a pensar con las luces largas, a ver qué queríamos ser de mayores”. Mientras Almería ha seguido a lo suyo, sin haber logrado siquiera vertebrar sus propias costuras, con taifas independientes, donde el Poniente no quiere mirar al Levante y viceversa, donde el arco del Cañarete parece más bien una muralla china.



Intervino el presidente de la Diputación, Javier Aureliano García, en la planta noble del Círculo Mercantil, diciendo por primera vez algo que le honra: “si aún no tenemos AVE es por culpa de todos los gobiernos, de derechas y de izquierdas”. Y recordó la potencia económica de Almería, como la provincia que más crece junto a Córdoba, los miles de camiones que salen por carretera con frutas y hortalizas, el alto número de empresas que pagan impuestos, que justifican aún más la necesaria llegada del tren veloz, como queriendo recordar al Cid y a Alfonso VI: “Dios, qué buen vasallo si oviese buen señor”. Habló un veterano en estas lides como Andrés García Lorca sobre el Puerto milenario de Almería y de la necesidad de aprovechar los tráficos con el Norte de África; habló también Francisco García Calvo, el mayor gurú del ferrocarril en el sureste, repitiendo aquello de ‘Almería, la provincia peor tratada de España’, con potencialidades enormes en las mercancías.


El presidente de la Cámara, Jerónimo Parra, retó a los almerienses a ser menos indolentes y a centrarse en el AVE a Murcia para no diluir la lucha. La alcaldesa de Níjar, Esperanza Pérez, enfatizó el futuro que se abrirá con el Puerto Seco, que será como una ampliación del Puerto de Almería. El catedrático, Andrés Sánchez Picón, hizo un análisis histórico de las comunicaciones y reivindicó las comunicaciones interiores de la provincia.



 

Temas relacionados
Infraestructuras Comunicaciones Transporte Estación de Tren de Almería Puerto de Almería Puertos Aeropuerto de Almería Puerto seco

para ti

en destaque