La escalada de los costes en el campo recuerda a la crisis del petróleo del 73

El incremento del 10% en el precio de los insumos pone en jaque la campaña hortofrutícola

La inflación pone en riesgo la rentabilidad agrícola.
La inflación pone en riesgo la rentabilidad agrícola.
Manuel León
10:43 • 21 oct. 2021

En el año 1973, en plena crisis del petróleo, cuando el invernadero en el Campo de Dalías aún balbuceaba, los dirigentes provinciales de entonces como el presidente de la Diputación, Jesús Durbán Remón, decía en la prensa a quien le quisiera escuchar que “la escasez de crudo no la tienen que pagar los agricultores almerienses”. 


Los hijos de aquellos campesinos de primera generación deberán pensar ahora lo mismo que el abogado del Estado y fundador de Cajamar, casi medio siglo después. Y es que la subida de insumos en los últimos meses amenaza con poner en riesgo la rentabilidad de la campaña actual.


Esta ‘DANA’ inflacionista, provocada por el crecimiento grosero del precio de la electricidad y los carburantes asusta en las últimas semanas en el campo almeriense, tanto a productores como a empresas comercializadoras.



La Federación Española de Exportadores de Frutas y Hortalizas (Fepex) ha dado la luz de alarma y ha estimado que en Almería el incremento de las materias primas y, por tanto, de los costes de producción, podrían llegar al 10%, atendiendo a los datos proporcionados por la almeriense asociación de comercializadoras Coexphal. El dirigente de la Sociedad Aguas del Almanzora, Fernando Rubio, que gestiona los recursos hídricos de esa comarca, expresó en los micrófonos de la Cadena Ser que se espera una subida considerable del precio del agua por el bombeo utilizado en los trasvases y también de otros insumos como abonos y fertilizantes.


Los profesionales almerienses del invernadero se temen que estas subidas no van a poder ser repercutidas en el precio de la primera venta, algo a lo que las  cadenas de distribución  que compran las frutas y hortalizas frescas no son muy permeables. 



El incremento de los costes ha sido continuo especialmente desde el mes de marzo y será decisivo para la campaña de hortalizas, que comienza ahora, así como para las frutas.


Al incremento generalizado de costes de los insumos que está afectando a la actividad productiva de gran parte de los sectores del país, incluido el hortofrutícola, hay que sumar el aumento de los costes laborales tras la nueva subida del Salario Mínimo Interprofesional desde el mes de septiembre, según Fepex.



Temas relacionados

para ti

en destaque