“No queremos que los pescadores de Almería se sientan abandonados”

Ana Villauriz, secretaria general de Pesca, se ha reunido esta semana con los armadores

Alicia Villauriz, en el Gran Hotel Almería, tras su visita al Puerto pesquero de la capital donde se reunió con el sector.
Alicia Villauriz, en el Gran Hotel Almería, tras su visita al Puerto pesquero de la capital donde se reunió con el sector. Juan Sánchez

El Puerto milenario de Almería ha sido elegido esta semana para que la Comisión Europea evalúe la aplicación del nuevo Reglamento para la pesca de arrastre que ha levantado ampollas en el sector. Junto a la directora general de Pesca de la Comisión Europea, Charlina Vitcheva, ha estado la secretaria general de Pesca del Ministerio, Alicia Villauriz. 


Ha sido la primera toma de contacto con un puerto del Mediterráneo tras  entrar en vigor la nueva normativa. ¿Por qué Almería?

Porque Almería es un puerto representativo del Mediterráneo, donde hay una flota de arrastre importante y una gran tradición y población afectada, en relación con las lonjas y la economía de la ciudad. Lo hemos sugerido y Bruselas lo ha aceptado. 



El sector tiene la creencia de que Bruselas está muy lejos y allí no conocen la idiosincrasia de la actividad pesquera en este puerto.

La Comisión Europea como corresponde a sus responsabilidad tiene una visión más global de las políticas pesquera dentro de  las responsabilidades de conservación medioambiental. En opinión del Ministerio esto hay que tenerlo en cuenta junto al pilar de lo económico está el de la sostenibilidad.



¿Qué se han encontrado en la lonja de Almería?

Charlina ha podido conocer el sistema de subasta en la lonja, aunque hemos tenido mala suerte y por el temporal no han salido muchos barcos a la mar. También se le ha informado de proyectos de comercialización de segunda venta y la venta online que ha sido muy importante durante la pandemia. Ha habido un intercambio de opiniones muy interesante. 


Hay un barrio almeriense que se llama Pescadería que vive casi al cien por cien de la mar y que la nueva normativa lo deja muy tocado. ¿Bruselas quiere acabar con la pesca de arrastre?

Yo tengo la impresión de que Bruselas quiere conservar el medioambiente, que quiere conservar el sector pesquero y quiere conjugar ambas cosas. La cuestión está en cómo establecer las medidas de forma equilibrada y cómo pautarlas para que sean eficaces.


Pero para un barco es inviable salir a pescar solo tres días a la semana, no se puede mantener.

Desde el Ministerio no queremos llegar ahí. Ahora estamos en el segundo año de aplicación del reglamento con una reducción de horas de pesca del 17%, no queremos llegar a cerca del 40% como se plantea desde Bruselas, sobre todo si el balance de stock de recursos pesqueros advierte de unos resultados positivos. 


Bruselas y el Ministerio plantea también vedas, pero estos periodos de paro se pagan tarde y mal. 

Esa es una cuestión de gestión de las ayudas que siempre cabe mejorar en cuanto a la gestión burocrática con mayor aportación comunitaria.


¿Hay alguna especie afectada por la sobreexplotación que esté en la UVI?

La merluza está muy mal desde Rosas hasta Tarifa y también salmonete.


Pero las asociaciones de armadores esgrimen que los estudios científicos en los que se basa Bruselas no son reales porque no están actualizados.

Queremos trabajar de forma conjunta entre el Ministerio y la Comisión para asegurar que no haya anomalías en esos estudios y las zonas de veda se han fijado a solicitud del sector salvaguardando zonas de alevines y son estudios de dos años hasta ahora, aunque utilizando series históricas. Hemos firmado con la presidenta del CSIC un acuerdo para llevar a cabo nuevos estudios de stock de pesca en el Mediterráneo.


Pero los peces no entienden de fronteras en el Mediterráneo, ¿qué sentido tiene que la flota almeriense haga un esfuerzo de conservación si la ribera de enfrente -Argelia o Marruecos- no tienen ningún límite porque no les afecta la normativa europea?

Eso es algo que se nos escapa, eso hay que analizarlo en otros ámbitos, para eso hay otros foros como la Comisión General de Pesca del Mediterráneo. La aspiración es que sirvamos de referencia para que las cosas se hagan mejor a nivel global.


¿Cuáles son las relaciones en materia de pesca entre el ministerio de Luis Planas con la consejera andaluza Carmen Crespo quien ha cuestionado el nuevo reglamento?

Tenemos relaciones excelentes con los responsables de la Comunidad Autónoma. El director general  de Pesca de la Junta, Juan Manuel Martínez, ha estado presente con nosotros en todas las reuniones esta semana en Almería. No queremos que el sector se sienta abandonado por las decisiones de Bruselas.


¿Quizá el gran peso que tiene la agricultura en Almería ha hecho que la administración ignore a las flotas de la provincia? 

Bueno, es que la agricultura de invernadero tiene un peso difícil de igualar, es lógico. La pesca tiene otra dimensión, pero socialmente tiene un alcance tremendo.


Sin pescado y marisco fresco no vendría turismo a Almería. 

Por supuesto, pero no hay que perder el horizonte. Queremos recuperar una situación en el Mediterráneo que no es ni mucho menos óptima, con los caladeros sobreexplotados y hay que hacer todo lo posible para que el sector pueda seguir viviendo de esta actividad acompasándolo con un esfuerzo de sostenibilidad ambiental y con planes de conservación para las especies marinas afectadas.  


 

Temas relacionados
Pesca Pescadería Puerto de Almería Unión Europea Centro Histórico

para ti

en destaque