Un productor almeriense se cuela entre los diez más sostenibles de España

El BBVA galardona a Pedro Caparrós por el genuino tomate Lobello

Pedro Caparrós Torrecillas (Aguarmarga, 1959)
Pedro Caparrós Torrecillas (Aguarmarga, 1959)

El tomate Lobello,  marca registrada de la productora y comercializadora almeriense Caparrós Nature, ha obtenido uno de los   premios a los mejores productores sostenibles de España otorgados por el BBVA y los hermanos Roca del restaurante El Celler de Can Roca. Han sido diez los galardones, de 200 candidatos. También ha sido premiado otro producto almeriense: la almendra de Almendrehesa, en Chirivel.


El resto de distinciones han recaído en el aceite de oliva de Castillo de Canena, en Jaén, Pedro Martínez Pérez (Valencia); el arroz de Riet Vell (Cataluña); las frutas y verduras de Terracor (Baleares) y de Saisfresc Hortaval Natur (Valencia); el aceite de oliva de Aceites García de la Cruz (Toledo); la miel de Antonio Simón (Madrid);  y la pasta de la Espelta y la Sal (Guadalajara). 


Almendrehesa, de Chirivel, es una sociedad compuesta por 21 agricultores que desde hace cinco años comercializan almendra ecológica procedente de agricultura regenerativa.



Caparros Nature es una empresa fundada por Pedro Caparrós Torrecillas, un emprendedor almeriense, hijo de un asentador de frutas del Mercado Central, que, siguiendo la estela de su padre, empezó con 14 años vendiendo melones y sandías en un puesto ambulante en la actual Avenida del Mediterráneo (antes Almirante Carrero Blanco) cuando era pura huerta y solares baldíos. Aquel puestecillo de fruta fue el germen de lo que hoy es Grupo Caparrós que ha pasado de ser una pyme agroalimentaria a una de las principales empresas del sector en Andalucía. Pedro Caparrós nació en 1959 en Aguamarga, donde su familia administraba una tahona, hasta que se trasladaron a Almería, donde su padre empezó repartiendo sacos de patatas a domicilio con una furgoneta Avia.


Pedro estudió contabilidad en la Escuela de Comercio y siempre tuvo una vocación empresarial clara, tomando el relevo de su padre en el almacén inicial de El Alquián, desde donde empezó a hacer envíos a Cataluña, procurando hacer marca.



Desde entonces, Caparrós ha ido creciendo, conquistando nuevos mercados, cultivando y comercializando directamente (fue el primero en vender tomate Raf por Internet), creando una empresa propia en Alemania y una fábrica de conservas. El éxito le ha llegado con Lobello y con jornadas de trabajo de 16 horas diarias. 

 

Temas relacionados
Tomate raf Agroalimentación Invernaderos Hortalizas y verduras El Alquián

para ti

en destaque