Cómo estar once horas seguidas sentado en una silla: en la CASI han sido capaces

La asamblea de la cooperativa de La Cañada dura 21 horas en dos tandas bajo un ardoroso debate

Una asamblea de la cooperativa agrícola CASI. (imagen de archivo).
Una asamblea de la cooperativa agrícola CASI. (imagen de archivo).

La CASI, la mayor cooperativa de la provincia de Almería, volvió a rizar el rizo en la madrugada asamblearia del pasado sábado al domingo. Si en la asamblea de socios de hace una semana, la reunión se dilató por espacio de casi diez horas para solo tramitar la mitad de los puntos del orden del día, en la de este último fin de semana la asamblea duró once horas: desde las cinco de la tarde a las 4 de mañana. 


Fue otra noche de bocadillos en la fiambrera para aguantar tan maratoniano debate sobre la gestión y las cuentas de la cooperativa. La división existente dentro del Consejo Rector y el interés de los socios por preguntar y hacer consideraciones sobre la marcha de la cooperativa provocó que cada punto de orden del día se debatiera durante varias horas, algo nunca vivido en los 77 años de historia de compañía agrícola.


Uno de los puntos centrales fue el del futuro de la CASI en Verdita, una alianza formada por Unica, Biosabor y la propia cooperativa de La Cañada para comercializar el tomate asurcado Adora con semilla de Clause. La mayoría de los socios (213 contra 161) optaron por seguir por ahora dentro de la comercializadora teniendo en cuenta hay 28 agricultores de CASI que están pendientes de la semilla  para la próxima campaña y si la empresa decide salirse, no podrían obtenerla, puesto que el contrato de suministro es con Verdita, no con la CASI. No obstante, los socios acordaron que a partir del 3 de julio, con un nuevo Consejo Rector, se sometería de nuevo a votación la continuidad de CASI en esa alianza empresarial.



Después se debatió el informe de gestión, redactado por el gerente Jesús Torres Galindo, que provocó discrepancias entre el presidente, Miguel Vargas, y los consejeros que no apoyan su mandato que son siete, frente a cuatro que reúne Vargas, contando al propio presidente. Los consejeros disconformes y algunos socios criticaron el incremento de los gastos de personal  hasta los 27 millones de euros y el hecho de que el fondo de maniobra (el capital circulante de la empresa para atender pagos a corto plazo) esté en negativo.


No prosperó la iniciativa de limitar a ocho años el periodo de mandato del presidente puesto que eran necesarios dos tercios de la masa social. El 3 de julio está prevista asamblea para renovar el Consejo Rector.



Durante la asamblea, los asistentes cumplieron con toda la normativa sanitaria decretada en las medidas contra la pandemia. 

 

Temas relacionados
CASI Cooperativas Agroalimentación Tomate raf La Cañada Hortalizas y verduras

para ti

en destaque