Cemex asegura que aún mantiene una plantilla de 57 trabajadores en Almería

La cementera no ha desmantelado la fábrica de Gádor y no renuncia a reindustrializar la zona

La cementera de Gádor cerró hace  dos años.
La cementera de Gádor cerró hace dos años.

Cemex, la multinacional mexicana que cerró la fábrica de Gádor hace dos años, ha asegurado que no ha abandonado el Andarax puesto que mantiene aún una plantilla de 57 personas y la factoría sin desmantelar. 


La compañía enumera los empleos que aún genera su actividad industrial en la provincia de Almería desde que clausuró la producción de cemento: en la nueva planta de hormigón mantiene ocho personas; en la planta de áridos desde enero da empleo a tres personas; en la cantera de mármol que está a punto de empezar a explotar, a falta de un permiso de la Dirección de Minas, ocho personas. A ello se le unen los seis empleados que realizan labores de mantenimiento en la factoría para mantener las dependencias y los artefactos de fabricación en perfecto estado. 


También mantiene Cemex a 14 personas en las oficinas comerciales y a once en un silo en el Puerto de Almería por donde exporta  cemento a granel y envasado procedente de Cataluña y Alicante. Y en el almacén da empleo a 11 transportistas. 



Cemex tampoco considera que el proyecto en alianza con la empresa Avintia esté  olvidado, sino que se siga trabajando para poder buscar una alternativa al cierre de la cementera. Avintia anunció hace unos meses la construcción de una planta fotovoltaica de 50 megavatios, como iniciativa incluida en el plan de reindustrialización de la zona pudiendo generar en su construcción y explotación 200 empleos.


En la cementera de Gádor, en el paraje de Araoz trabajaban de forma directa e indirecta 300 personas de la comarca.



Cemex ha reabierto hace un mes la fábrica de Lloseta, en Mallorca, para fabricar cemento bajo en emisiones. Además, en Lloseta, Cemex tiene un proyecto de una planta de hidrógeno verde a partir de energía fotovoltaica en los terrenos de la cementera, en colaboración con Acciona, Enagas y Redexis.


En un medio plazo, Cemex prevé alimentar la cementera mallorquina con el hidrógeno de la planta aneja que supondría obtener un cemento neutro en carbono.


Cemex pagó por la fábrica de Gádor 45 millones de euros a la suiza Holcim en 2014. 


El pasado mes de enero arrancó el horno, una condición indispensable para poder cobrar las tasas  de los derechos de emisión de CO2.


 

Temas relacionados
Industria Gádor

para ti

en destaque