El alquiler de vivienda cumple tres años de subidas continuadas

Los precios suben más del doble en los pueblos que en la capital

Zonas rurales próximas a la capital han visto subir precios de casas y cortijos en alquiler
Zonas rurales próximas a la capital han visto subir precios de casas y cortijos en alquiler La Voz

A los almerienses que optan por vivir de alquiler se les está complicando pagar las mensualidades. Desde hace ya más de tres años los precios medios que se piden por las viviendas que salen a este mercado no han dejado de incrementarse, una respuesta clásica a la ecuación de la oferta y la demanda.


Tras la crisis del ladrillo y más aún desde el inicio de la pandemia originada por el coronavirus, para miles de familias almerienses la adquisición de vivienda, nueva o usada, se convirtió en una segunda opción, incrementándose la demanda de viviendas de alquiler en la capital y el resto de la provincia.


Altibajos
Si hace unos años la capital concentraba las mayores subidas en los precios de los arrendamientos, debido a la tendencia generalizada del trasiego de los habitantes de los pueblos del interior hacia la capital y los grandes núcleos, la situación de alerta sanitaria supuso un cambio de tendencia.



Y así, la amenaza de la Covid-19 animó a un éxodo en dirección contraria y con la salida de familias hacia zonas menos densamente pobladas en las que estar más alejados de concentraciones y respirar aire menos contaminado.


Zonas rurales situadas en el extrarradio de la capital, como las de Benahadux, Viator, Pechina o Rioja- por citar sólo las más próximas a la capital- vieron crecer el interés de muchos almerienses por alquilar viviendas en esas zonas en las que residir lo más lejos posible de la amenaza sanitaria.



Los precios
Ese cambio de tendencia ha supuesto a su vez un tirón en los precios medios a los que se pagaba el metro cuadrado en régimen de alquiler. En su conjunto, y sólo referido al último año (de marzo de 2020 a marzo de 2021), arrendar una vivienda en la provincia ha incrementado su coste en un 4,27 por ciento, pero esa subida no ha sido homogénea en todas las zonas de la provincia.


Mientras que en la capital el descenso de la demanda ha supuesto a su vez un abaratamiento del alquiler desde el inicio de la pandemia de un 3,68 por ciento, con porcentajes similares en los núcleos urbanos de mayor tamaño, casos de Roquetas de Mar o El Ejido, en el resto de los pueblos o de localidades y barriadas próximas a las grandes poblaciones, se ha producido una subida que oscila entre el 6 y el 9 por ciento, con incrementos incluso superiores en algunas de esas áreas rurales o semirrurales.


Renta media
Esta tendencia ha supuesto que en el último año las cantidades que se pagan por el alquiler en la capital y los grandes núcleos urbanos de la provincia se hayan aproximado mucho a los que se están pagando en los pueblos, y mas aún en aquellos que están más próximos a los primeros o disponen de buena comunicación por carretera.


En el plazo de poco más de tres años esa aproximación es evidente y hoy una vivienda ‘tipo’ de 100 metros cuadrados de superficie cuesta prácticamente lo mismo en la capital o en la mayor parte de los pueblos. Hace tres o cuatro años en la capital se pagaban en torno a los 680 euros por esos cien metros cuadrados, por unos 550 en los pueblos.


En la actualidad ese piso ‘tipo’ se cotiza en la capital a 636 euros y a 625 euros en el caso de los pueblos, cantidad que sube notablemente si se trata de casas de mayor tamaño o de aquellas que disponen de una parcela para jardín o cultivo.


Los cambios en el mercado del alquiler, y la progresiva elevación de los precios están llegando al mercado inmobiliario y para muchos almerienses la compra ya se contempla como una opción interesante teniendo en cuenta al bajo nivel de los tipos de interés que, en muchos casos, permitiría la adquisición de una vivienda en propiedad por menos incluso que el alquiler.

 

Temas relacionados
Vivienda Coronavirus Mercado Inmobiliario

para ti

en destaque