Almería tiene armas para ser una referencia en energía fotovoltaica

Entrevista con José Donoso, director general de Unión Española Fotovoltaica

José Donoso, director general de UNEF y presidente del Consejo General Global
José Donoso, director general de UNEF y presidente del Consejo General Global

José Donoso es director general de la Unión Española Fotovoltaica (UNEF), que reúne a 510 empresas del sector, y desde este año, presidente del Consejo General Global, un cargo que reafirma el liderazgo español en el contexto internacional. En una entrevista con La Voz de Almería, analiza el dinamismo de una nueva forma de hacer energía.


Almería.
Respecto a la posición de Almería, Donoso sostiene que goza de una ventaja competitiva importante para la creación de instalaciones fotovoltaicas “porque dispone de dos elementos esenciales, sol y un amplio territorio que permiten el desarrollo de proyectos con buen potencial de resultados”.


El cambio.
Asegura que los conceptos están cambiando con mucha rapidez en un sector clave para el proceso de descarbonización emprendido en estos últimos años y afirma que “las renovables hace unos años eran demonizadas y se les achacaban todos los costes del sistema eléctrico, pero ahora estamos en una fase de ‘beatificación’ porque suponen una solución para los problemas que se derivan del cambio climático”.



Los costes.
Una respuesta al cambio climático, pero también un elemento clave para abaratar el precio final de la energía que utilizan los consumidores españoles, grandes y pequeños, porque el coste de producción, aunque hay que descontar el de instalación, es sensiblemente inferior al de las energías fósiles utilizadas hasta ahora.


Los modelos.
Considera el director general que todos los sistemas de producción son válidos, desde las grandes plantas hasta las pequeñas y medianas instalaciones. Partidario del desarrollo de ambos modelos, entiende que los grandes productores hacen su papel que es el de aportar a la red de distribución una cantidad cada vez mayor de energía renovable, lo que redundará en un precio más ajustado que el actual.



Por otra parte, las instalaciones de autoconsumo son lógicamente de más bajo coste porque no necesita transporte de energía de largas distancias y porque “al final produces lo que consumes”. Señala que en los primeros años se paga la amortización de la inversión realizada que, para una instalación doméstica está entre 8 y 10 años, a partir de los cuales el coste del suministro es gratuito. Para instalaciones de tipo medio, las que pueden disponer empresas o colectividades, ese plazo de amortización es menor, de 3 a 5 años, a partir de los cuales ya no hay coste para esa energía.


Prioridades.
Para José Donoso el debate no es, en este momento, si uno u otro modelo de producción porque los terrenos en los que se ubican las grandes plantas son recuperables en un plazo de 25 años “y tenemos que asegurarnos de que lo normal sea que se recuperen al cien por cien”.


Pero sobre todo “porque la prioridad absoluta en este momento es hacer frente al cambio climático. Generar polémicas con respecto a otras cuestiones es inútil y acientífico porque cualquier traba a las renovables supone prolongar la vida a los combustibles fósiles”.


Inversiones.
El crecimiento exponencial de proyectos en los dos últimos años acarrea una potente inversión en los territorios que redunda en actividad, empleo o ingresos adicionales para propietarios de tierras, ya que la mayor parte de los terrenos utilizados se alquilan, y para los ayuntamientos que obtienen altas plusvalías. Donoso calcula que para cubrir la demanda actual se estima una inversión de 25.000 millones de euros.

 

Temas relacionados
Energías renovables

para ti

en destaque