El marisco fresco vuelve a las lonjas de la provincia

Lo que más cotiza en lo que va de año es la gamba y la cigala a 55 y 38 euros en la capital

La venta de género de arrastre ha vuelto a la subasta.
La venta de género de arrastre ha vuelto a la subasta.

La flota de arrastre de los puertos de la provincia ha vuelto esta semana a faenar en los caladeros de marisco tras un mes de paro biológico para la regeneración de las especies. 


El retorno, no obstante, en los tres primeros días, ha sido a ralentí por el mal tiempo reinante aunque las cotizaciones han mantenido un nivel óptimo. En el caso de Almería ha habido ventas los tres días de esta semana, aunque lunes y martes fueron pocas las embarcaciones que se hicieron a la mar. En el caso de Garrucha, el lunes hubo solo dos barcos faenando y  el martes no hubo venta. En Carboneras también ha habido escasa salidas de arrastreros por el mal tiempo. En Roquetas no hay embarcaciones de esta modalidad de pesca y en Adra también tiene poca repercusión.


La vuelta de los barcos ha hecho que vuelva de nuevo el género fresco a la lonja y a las cocinas de los bares y restaurantes de la provincia, uno de los principales reclamos turísticos con especies como la gamba y la cigala, a pesar de la caída de visitantes por la pandemia.



En la lonja de Almería se ha comercializado en lo que va de año 393.257 kilos de pescado y de marisco que  ha rentado 763.648 euros con un precio medio de 1,94 euros el kilo. La gamba roja (rayado) está siendo el producto más cotizado a 55 euros el kilo junto a la cigala, 38 euros.


En total son 33 embarcaciones de esta pesquería -Almería (12), Garrucha (8), Carboneras (7) y Adra (6)- las que han vuelto a los caladeros de especies como la merluza, la pescada, la gamba o la cigala, para cumplir con las indicaciones de la Unión Europea. En el puerto de Roquetas, donde abundan las artes menores y el palangre, no hay ningún buque matriculado para el arrastre.  




El paro biológico ha afectado durante el mes de febrero a a todos los puertos del mediterráneo andaluz, en total 82 barcos y 410 marineros. En Almería son en torno a 150 armadores y tripulantes los que se quedan en tierra sin que, en principio, esté estipulada compensación económica alguna como sí ocurría en otras anualidades.


La veda llevará consigo una mayor escasez de pescado fresco de las especies que se pescan con vacas  y con la suspensión de las habituales subastas. Las pescaderías y hosteleros de la provincia han tenido que echar mano de puertos como Aguilas o Mazarrón.


 

Temas relacionados
Pesca Pescadería Garrucha Sabores Almería Adra Carboneras

para ti

en destaque