La pesca almeriense se ve abocada a desaparecer con los nuevo recortes

Los ministros europeos rebajan en casi un mes los días de faena de la flota de arrastre

Venta de pescado y marisco en la subasta del Puerto de Almería.
Venta de pescado y marisco en la subasta del Puerto de Almería.

El sector pesquero almeriense -la más ancestral de las actividades económicas de la bahía de Almería- vive en una paradoja: gran parte del reclamo turístico de la provincia y del éxito de la hostelería se basa en la gastronomía basada en el pescado y el marisco fresco que captura la flota, sin embargo, desde la Unión Europea cada año que pasa se asesta un nuevo arponazo a la supervivencia del sector. Es decir que por un lado los europeos vienen a hacer turismo a Almería, entre otras cosas por la calidad de sus platos marineros y por otro, los mandatarios de esos mismos turistas aprueban medidas legislativas para que ese pescado y ese marisco llegue cada vez con más dificultad a la mesa de los bares y restaurantes para que lo consuman sus compatriotas en vacaciones.


El último capítulo de ese aguijonazo de Bruselas a la flota de bajura almeriense y a la de todo el Mediterráneo en general, se produjo ayer en el Consejo de Ministros de la Pesca de la Unión Europea aprobó un recorte del 7,5% de las horas de captura.


Los armadores almerienses de Asopesca y del resto de organizaciones del  Mediterráneo han emitido un comunicado en el que consideran “inasumible los nuevos recortes adoptados que sitúan a la pesca en una posición insostenible a nivel económico y social”. 



Además añaden que también afectará a otros sectores auxiliares como el transporte, el de los arrieros o la restauración.

La medida afecta a 15 barcos de arrastre del Puerto de la capital y a embarcaciones también de Garrucha, Carboneras y Adra, que dan empleo de forma directa e indirecta a cerca de 800 familias.



Las especies afectadas por los recortes son la merluza, el rape, la gamba, la cigala, la quisquilla, la pijota, el salmonete, la brótola o  el gallopedro, entre otras.


En 2020 ya se aplicó un recorte del 10% y en 2021 se aplicará el aprobado ayer del 7,5% que, en principio, iba a ser del 15%. El objetivo de Bruselas es acotar el esfuerzo pesquero en 2025 hasta un 40%. El próximo año los barcos tendrán que pescar hasta 20 días menos, no llegando, en algunos casos, a los 160 días anuales.


La consejera de Agricultura y Pesca de la Junta, la abderitana Carmen Crespo,  ha considerado el acuerdo europeo “un fracaso porque son una tragedia para el sector. 


Crespo reclama medidas compensatorias ante la caída de un 20% de la facturación de la flota. 

 

Temas relacionados
Pesca Garrucha Carboneras Adra Unión Europea Turismo Pescadería

para ti

en destaque