Agricultores del Almanzora pagan medio millón al mes por un agua que no ven

Amortizan ocho millones anuales por las obras del Trasvase del Negratín sin ningún rendimiento

Regantes de Almería en el pantano del Negratín.
Regantes de Almería en el pantano del Negratín.

Es una de las mayores paradojas del negocio del agua en España: los regantes del Almanzora y el Levante -que suman unas 24.000 hectáreas de fruta y verdura de hoja la mayoría al aire libre- pagan todos los meses más de medio millón de euros por la amortización de las obras del Trasvase del Negratín, cuyo agua no les llega desde el 13 de agosto. Son 42 hectómetros anuales, de los cuales solo han podido aprovechar este año 35 y los siete restantes se perderán, “porque será difícil que se recuperen los niveles legales para que el Ministerio autorice de nuevo a desembalsar agua de este embalse de la Cuenca del Guadalquivir”, asegura Fernando Rubio, vicepresidente de la Sociedad Aguas del Almanzora, la entidad que gestiona ese préstamo faraónico que se firmó hace 16 años y que ha dado riqueza a más de veinte pueblos de la zona sin parangón con ninguna otra actuación.


Los regantes de esta Sociedad firmaron un préstamo por valor de 450 millones de euros incluidos intereses en 2003 para devolver el dinero avalado por el Ministerio de Medio Ambiente a través del Banco Europeo de Inversiones, por una obra que costó 190 millones. El problema para este colectivo que afecta a más de una veintena de municipios es que los pagos se siguen haciendo, pero el agua no llega. “Es un drama, porque nosotros devolvemos el préstamo con lo que recaudamos por metro cúbico del agua que le vendemos a nuestros asociados, pero si no hay agua, no ingresamos nada”, explica Rubio. 


Los regantes consideran que Confederación Hidrográfica del Guadalquivir puede solucionar ese asunto ya que “no es de lógica que se pague ocho millones anuales por algo que no va a llegar a la provincia” y han recordado que la comisión de desembalse no se ha pronunciado, la subdirección general del agua tampoco ha planteado ninguna salida y se espera aún a la respuesta de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir”. Los regantes tampoco van a aprovechar los siete hectómetros que no han utilizado del Negratín desde el cierre del pantano, porque la Confederación no los compensa al año siguiente y por lo tanto se pierden. Según la normativa del Trasvase, para poder sacar agua, el embalse debe estar por encima del 30% y en la actualidad oscila en torno al 22%. “Además se espera un año seco, por lo que no es previsible que llueva para poder recuperar”. 




 

Temas relacionados
Agua Pantano de Cuevas Agricultores

para ti

en destaque