La ocupación de los hoteles almerienses no llega al 40%

La cuarentena británica pone en jaque a la segunda fuente de ingresos de la provincia

Llegada al aeropuerto de Almería de turistas británicos a través del touroperador TUI en una pasada campaña apoyada por el Patronato de Turismo
Llegada al aeropuerto de Almería de turistas británicos a través del touroperador TUI en una pasada campaña apoyada por el Patronato de Turismo

La cuarentena impuesta por el Gobierno inglés de Boris Johnson a todos los viajeros que entren en la isla procedentes de España ha sido la puntilla para las empresas del sector turístico provincial. 


El Reino Unido representa casi el 40% del total de visitantes extranjeros y un similar guarismo en la tasa de gasto. Según las cifras de la Diputación provincial de casi un millón de turistas que visitaron Almería en 2019, 354.000 procedían de Gran Bretaña. 


El agujero en la cuenta de resultados de los operadores del sector ya era diáfano por culpa de esta crisis, pero ahora se ha hecho un ocho. A eso se le añaden los problemas derivados para la colonia británica que reside en la provincia que alcanza las 15.000 personas, a los que se ha puesto en aprietos si quieren volver por una temporada a su propio país.


 Roquetas de Mar y Mojácar son los principales destinos provinciales afectados, aunque se está haciendo notar de forma generalizada. 



La última puerta cerrada a la llegada de ingleses ha sido la decisión esta semana de la aerolínea Jet2 de cancelar todos sus vuelos desde Inglaterra a la Península hasta el 16 de agosto, sin saber a ciencia cierta si a partir de esa fecha los podrá retomar.


 La delegación del mayorista de viajes TUI ya había cancelado también hace meses vuelos a la provincia, lo que unido al clima de incertidumbre provoca que sea difícil esta temporada alta ver a un turista inglés por Almería. Tan solo las aerolíneas Easyjet y Ryanair mantienen aún algunos vuelos desde Londres hasta Almería, aunque si la ocupación no alcanza mínimos podrían también ser cancelados.


Roquetas es el destino turístico dentro de la provincia con mayor planta hotelera y el que más duramente está sufriendo la crisis derivada de la pandemia. 


 El presidente de Senator, principal grupo hotelero andaluz con sede en este municipio, José María Rossell, lamentaba ayer la cancelación de los vuelos británicos abundando en que “esto tiene un efecto contagio para otros mercados emisores como Bélgica y Noruega y también en el mercado nacional”. Rossell subraya que “creíamos que en agosto nos íbamos a recuperar un poco, pero estamos viendo que empeora”.


Senator mantiene abiertos cinco hoteles en la provincia, tres en Roquetas y dos en Vera, de una planta de 17 afectando a centenares de empleos directos e inducidos. Tampoco se ve un alemán desde hace meses por Roquetas. La ocupación media en los hoteles de Rossell apenas alcanza el 30%.


En Mojácar, la cuna del turismo inglés en la provincia, la situación no es mucho más boyante. Ramón Vernet, de Best Hotels, incide en que “el turismo internacional está muerto, hay hoteles que no han abierto y nosotros con Best Indalo, Pueblo Indalo y Best Mojácar no esperamos pasar este agosto del 40%”.



 

Temas relacionados
Empresas

más leídas

últimas de Economía

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería