Cajamar, primera entidad en entrar en la nueva normalidad

La caja ya ha reabierto el cien por cien de sus oficinas en España

Sede central de Cajamar en la plaza Juan del Águila Molina
Sede central de Cajamar en la plaza Juan del Águila Molina

Cajamar Caja Rural se ha convertido en una de las entidades financieras españolas que antes se han sumado a la ‘nueva normalidad’  que se va desarrollando en el país una vez pasados los momentos más duros de la pandemia provocada por la irrupción del coronavirus.


Desde que se iniciara este mes de junio se puede decir que la entidad cooperativa almeriense se ha instalado de nuevo en su actividad habitual, sobre todo tras la apertura al cien por cien de su red de oficinas, unas 950 repartidas por todos los territorios del país en los que la caja está presente.


Gestión de crisis
De hecho Cajamar ha sido de las entidades financieras españolas que ejecutó menos cierres de oficinas. Según señala la caja rural de sus 950 oficinas se decidió cerrar solamente un centenar y en aquellos lugares en los que había al menos dos oficinas y, por tanto, se podían seguir prestando servicios presenciales a la clientela.


Fueron las primeras semanas del decretado estado de alarma y del confinamiento establecido para evitar la propagación del virus. En capitales como La Coruña, donde sólo dispone de una sucursal, se mantuvo abierta. En otros como Almería o Murcia, con amplias redes urbanas, se cerraron algunas, cuando existía coincidencia de oficinas en las proximidades, en el caso de Almería dos en el Paseo, pero manteniendo abierta una tercera en la misma vía.


Confinamiento
Esos cierres respondían tanto a colaborar con las medidas para evitar la propagación del Covid-19 como por el descenso de la actividad ya que la población en esos momentos no podía salir a la calle, salvo casos de extrema necesidad. Según la caja, en ese tiempo se articularon medidas para que los clientes pudieran atender sus necesidades, tales como permitir sacar efectivo en otras entidades sin cargo alguno.



Cumplía así también otro de los objetivos propuestos por la dirección como era la protección tanto de los clientes como de los empleados de la caja.


Desescalada
El día 27 de abril, con los primeros pasos de la desescalada, Cajamar Caja Rural iniciaba su plan de vuelta a la normalidad -o ‘nueva normalidad’ como ha sido bautizada esta etapa post-Covid, con la reapertura de las primeras oficinas que habían sido cerradas en plena crisis sanitaria.


Ese plan culminaba en la última semana de mayo, una vez que reabrieron sus puertas el cien por cien de las oficinas que se habían cerrado. Con la puesta en marcha del proceso el personal de esas oficinas se ha ido reincorporando paulatinamente a sus puestos de trabajo, salvo en aquellos casos en los que por la conciliación familiar o por exigencias de salud, se mantienen en teletrabajo.


En el momento actual más del 90 por ciento del personal de las oficinas está ya en su puesto, porcentaje que en los Servicios Centrales es de algo más del 80 por ciento. Para Cajamar un proceso importante por su modelo de banca familiar y presencial.

 

Temas relacionados
Cajamar Teletrabajo Estado de alarma Confinamiento Conciliación familiar Salud Bancos

para ti

en destaque