Miguel Vargas: “Las críticas responden a un interés personal”

El presidente de la CASI responde a las acusaciones de seis miembros de su Junta

Miguel Vargas, presidente de la cooperativa CASI.
Miguel Vargas, presidente de la cooperativa CASI.

El presidente de la cooperativa agrícola CASI, Miguel Vargas, ha emitido un comunicado en el que responde  a un a notificación anterior firmada por seis rectores disidentes con su gestión al frente de la cooperativa de La Cañada.


Vargas expone “ante los hechos relatados en un medio de comunicación y difundidos también en redes sociales que  la cooperativa cuenta con órganos y procedimientos, por todos conocidos para exponer las diferencias y resolverlas, sin tener que hacerlas públicas en los medios de comunicación de masas, provocando el deterioro de la imagen de la misma”.


Añade que “los hechos que se relatan son falsos y los denunciantes saben que están mintiendo ante la masa social de la cooperativa, los empleados y la sociedad en general”. 


Prosigue Vargas que “mi condición de presidente y el interés general de la cooperativa me impiden en estos momentos revelar con detalle a qué intereses personales responden las críticas que se vierten en la información mencionada. Aunque si debo avanzar, por el interés de los socios, que esta  cortina de humo responde al descubrimiento por parte de la gerencia de CASI, de actos presuntamente ilícitos de uno de los rectores denunciantes que podrían afectar a la cooperativa”.



Informa el presidente que “las cuentas de la cooperativa están auditadas por la consultora externa Deloitte y revisadas por los asesores financieros de la cooperativa. El sector crítico las conoce y sabe perfectamente que a día de hoy son mejores que las de la campaña anterior. No obstante, yo mismo he propuesto realizar las auditorias que fuesen necesarias, obteniendo una negativa por parte de los denunciantes. Sigo estando dispuesto a llevar a cabo un auditoria inmediatamente”. 


En opinión de Vargas “resulta contradictorio solicitar una auditoría y perseguir cambios en la dirección con antelación, desde ya, sin esperar a conocer el resultado de la misma, como proponen los denunciantes”. 


Recuerda que “la asamblea general de socios es el máximo órgano de decisión de CASI y por culpa de la pandemia y el decreto del Estado de Alarma no hemos podido celebrar hasta ahora la que teníamos fechada y organizada para el 21 de marzo. Mi intención es poder convocarla en cuanto las autoridades competentes permitan la celebración de este tipo de actos, al que están convocados todos los socios de CASI. En esa asamblea todos los socios tendrán la oportunidad de ejercer su derecho a revocar el actual Consejo Rector y convocar con urgencia la celebración de elecciones. Ellos y sólo ellos, como dueños de la cooperativa, deben ser los que decidan y pongan las cosas en su sitio de una vez por todas”.


Insiste en que “se ha elegido el peor momento para tratar de provocar la división en el seno de una organización muy seria, pasándose por alto la peor crisis sanitaria que se recuerda y el dolor de miles de víctimas. Me preocupa que en la situación actual, en lugar de estar preparándonos para las consecuencia que todavía traerá consigo la COVID-19, haya miembros de esta cooperativa sin escrúpulos, que sólo piensen en su beneficio personal”.

Vargas hace un llamamiento a la serenidad y el diálogo por el bien de la cooperativa, de sus socios y de sus empleados. “He contado con el apoyo de la mayoría en dos procesos electorales y garantizo que todas las decisiones que se han tomado en la cooperativa se han tomado por la mayoría de los miembros del Consejo Rector”. 


 

más leídas

últimas de Economía

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería