Y si el café le llegase en un dron y la comida cocinada de El Corte Inglés

Un gurú de la restauración sorprende en la presentación del Club de Marketing de Almería

La presentación  tuvo lugar en la sede del Paseo de la Capital Española de la Gastronomía.
La presentación tuvo lugar en la sede del Paseo de la Capital Española de la Gastronomía.

“¿Qué pensaría usted si en el futuro el café le llegara en un dron o si El Corte Inglés -donde se compraba el uniforme del colegio o los CD  de Mecano-le enviara todos los días la comida cocinada a casa?” Fueron algunas de las preguntas, dentro ese nuevo paisaje digital que deparará el consumo de alimentos, que lanzó Diego Coquillat, el nuevo gurú de la restauración española, ayer en Almería.


Fue este experto el invitado que estrenó ayer las actividades del nuevo Club de Marketing de Almería en el escenario de la sede de la Capital Española de la Gastronomía, en el Paseo de Almería. El presidente de la nueva asociación, Santiago Alfonso, ante un auditorio repleto, avanzó que el objetivo del colectivo naciente es el de fomentar la cultura del marketing, “un club que no va a ser una bolsa de trabajo y se pertenece a él como una iniciativa personal, no representando a una empresa, con la idea de hacer unas 80 actividades al año”.


Añadió Alfonso que “nuestro objetivo es contribuir a la prosperidad con aportaciones de valor y agracemos la presencia de Manuela Aránega, la presidenta de la Federación Andaluza de Marketing y del resto de compañeros de otras provincias”.


Diego Coquillat, ilicitano, el invitado de la tarde, fundador del “Períodico Digital de los Restaurantes”, tituló su intervención “Una nueva era en los restaurantes” y su charla trató sobre el nuevo marketing de restauración y el comensal digital. 


“Estamos en un momento histórico en el que la gente gasta cada vez más en restaurante y menos en supermercados, tanto en Estados Unidos como en Europa”, explicó. Y añadió que “la mayor tendencia de este nuevo consumo es la petición de comida a domicilio”. 


Para este analista, comer se ha transformado en un producto digital, emparentado con la tecnología de los smartphone. “La puerta de los restaurantes no es de madera o cristal, es digital, Internet es la calle por la que pasan más clientes y la potencia del wifi es tan importante como la textura del entrecot”.


Avanzó también cómo en las cocinas de muchos restaurantes “se adornan los platos para que sean fotografiados por los clientes y colgados en Instagram antes de comerlos”.


En opinión de Coquillat, “existe ahora un nuevo concepto de propina digital , que es cuando el clientes comparte una foto  en twitter de un restaurante, existe cada vez más el concepto de prestigio digital y hay bancos que conceden prestamos a restauradores para sus negocios en función de la reputación en Tripadvisor”. 

 

más leídas

últimas de Economía

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería

Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la web y analizar el tráfico. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Obtener más información.