La Salle intenta reactivar el convenio con El Corte Inglés

La empresa no dice ni que sí ni que no y tampoco pide los 1,5 millones de euros adelantados

La manzana de La Salle tiene una edificabilidad cercana a los 30.000 metros para comercio, vivienda y aparcamientos.
La manzana de La Salle tiene una edificabilidad cercana a los 30.000 metros para comercio, vivienda y aparcamientos.

Los Hermanos de La Salle han intentado en varias ocasiones en los últimos meses reactivar el convenio firmado con el Corte Inglés hace 14 años para convertir el actual centro educativo en unos grandes almacenes.


 La congregación ha preguntado en el área de Urbanismo, siendo aún concejal Miguel Ángel Castellón, por la viabilidad de adaptar ese convenio a tres partes a la actual Ley urbanística Andaluza (LOUA) sin necesidad de esperar al eterno nuevo PGOU. 


Desde el consistorio se le ha transmitido la viabilidad de esa readaptación, pero la otra parte interesada, la firma del triángulo verde, no ha dado señales de vida. En los últimos meses, a la corporación presidida por Jesús Nuño se la amontona el trabajo: ha puesto en marcha un macro plan de venta de 95 activos inmobiliarios valorados en más de 1.000 millones de euros, mientras sus planes en la capital almeriense siguen siendo un enigma. De hecho, no da pasos hacia adelante, pero tampoco hacia atrás: no ha denunciado el convenio firmado hace 14 años -cuando legalmente podría haberlo hecho- y no ha solicitado que se le devuelvan los 1,5 millones de euros que adelantó a la firma del documento, con Juan Megino Y Luis Rogelio Rodríguez-Comendador -edil y primer edil entonces- como testigos. 


Ese dinero permanece aún en una cuenta finalista sin que el Consistorio pueda hacer uso de él. La llegada de El Corte Inglés a la capital tendría ahora todos los parabienes de las administraciones, puesto que con el cambio de signo político en el Gobierno de la Junta todo apunta a que no habría ninguna cortapisa al proyecto, como sí ocurrió tras la firma del convenio, cuando la Junta corrigió algunos aspectos rebajando la edificabilidad inicial de 30.000 metros cuadrados, en la parte trasera de la manzana, y la obligación de conservar la fachada, protegida como Bien de Interés Cultural (BIC). 


Los planes de la Salle con este convenio eran los de trasladar el centro educativo a la zona de Las Chocillas, donde ya cuenta con instalaciones, financiado con el montante resultante de la venta de las viviendas del nuevo edificio construido sobre los grandes almacenes. Los planes de abrir un Corte Inglés en la capital, con partidarios y detractores, provocaron la creación de la Plataforma Comercial de apoyo a su apertura que llegó a recoger 15.000 firmas, pero la obligación de supeditar el proyecto al nuevo Plan General nonato, fue la puntilla para un estancamiento que se dilata casi tres lustros. Si El Corte Inglés decidiera reactivar su proyecto almeriense tendría que pagar otros 1,5 millones de euros al Consistorio tras la aprobación de la modificación urbanística pertinente. 


 

más leídas

últimas de Economía

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería