Electrofil entra en liquidación y subasta suelos en Huércal de Almería y Níjar

La compañía sevillana llegó a Almería hace 61 años vendiendo las primeras lavadoras

Antigua  sede de Electrofil en el polígono del Sector 20, hoy propiedad de  Electro Stoks.
Antigua sede de Electrofil en el polígono del Sector 20, hoy propiedad de Electro Stoks.

Hubo un tiempo en Almería en el que buena parte de las lavadoras, un enchufe o una bombilla se compraban en Electrofil, un enjundioso almacén mayorista para trabajadores del gremio, que aterrizó en Almería con distribuidor propio en el lejano 1957. Ahora, este grupo comercializador de material eléctrico con sede en Sevilla, echa el cierre definitivo enfilando el camino de la liquidación. 


Electrofil Andalucía, fundada por Antonio García Hernández en 1947, fue declarada en situación voluntaria de concurso de acreedores el pasado 18 de enero. En los meses previos, la compañía entabló negociaciones con Electrofil Oeste, con sede en Badajoz, una empresa con la que comparte nombre pero no accionistas, para que la firma extremeña se quedara con el activo y el pasivo de la andaluza, pero no se  alcanzó acuerdo.


La empresa ha venido vendiendo, a lo largo de su dilatada historia comercial, material eléctrico, industrial y doméstico. Los actuales propietarios son las hijas del fundador y Luis Aguado Sáinz de la Maza, consejero delegado. La empresa tenía una plantilla de 25 trabajadores y  hace una década llegó a sumar casi 200, con una facturación de 45 millones de euros. En 2017 facturó 6,6 millones de euros y registró una pérdidas de más de 600.000 euros, sumadas a los más de tres millones de números rojos acumulados en ejercicios precedentes. Los últimos almacenes con actividad han sido los de Sevilla y Córdoba.


Venta en el Sector 20 Previamente había clausurado  su almacén en Almería, en el Sector 20, que fue reabierto el pasado verano por Grupo Electro Stocks, con una superficie de 2.000 metros, dedicados a dar soporte técnico, comercial y logístico a instaladores del sector eléctrico. 


Entre los activos más sustanciosos para que sus acreedores puedan cobrar parte de sus deudas, el juzgado, a través del administrador concursal, ha puesto en el mercado dos suelos en Huércal de Almería y Níjar.


Electrofil llegó a Almería a finales de la década de los 50, como a otras zonas de Andalucía, con la apertura de un almacén distribuidor en la antigua calle General Saliquet (calle Granada), donde comercializaba placas ‘Fantasit, la superficie moderna’, un revestimiento para cocinas  y cuartos de baño, de plástico decorativo, que fue como una especie de antecedente rudimentario del actual y existoso Silestone.


Electrofil tuvo también instalación en la Cuesta de los Callejones y se distinguió por ser muy activa en el patrocinio de trofeos deportivos en la provincia. Tuvo como primeros gerentes a Antonio Aznar y a  José Benavides.


 

más leídas

últimas de Economía

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería