Una empresa catalana paga a mil euros la hectárea para hacer campos solares

Sun Systems ha alquilado ya 400 hectáreas en Sorbas, Tabernas, Mojácar y Taberno

Instalación solar en Lucainena realizada con capital alemán en 2008, durante el primer boom de las renovables.
Instalación solar en Lucainena realizada con capital alemán en 2008, durante el primer boom de las renovables.

Sun Systems Group, una empresa tecnológica con sede en Tarragona, ha arrendado 400 hectáreas de suelo rústico en la provincia para la instalación de paneles solares fotovoltaicos. Está pagando a 1.000 euros anuales la hectárea a cada propietario y su pretensión es alcanzar las 2.000 hectáreas en la provincia con más horas de sol de Europa. Donde más a invertido por ahora ha sido en Sorbas, donde ha firmado ya contratos de alquiler para una superficie de 150 hectáreas en las que iniciará en breve el alzamiento topográfico y la tramitación de los permisos. También ha arrendado suelos en Mojácar, Tabernas y Taberno.


Jordi Vidal, director general de la compañía, aclara que “nos hemos anticipado a lo que va a ser un nuevo boom de renovables, que ya ha comenzado con la eliminación del impuesto del sol y que continuará por la obligación que tiene España de cumplir con el Acuerdo de París para llegar a los 7.000 MW de potencia en el sistema eléctrico en el horizonte 2.030”. Sun Systems es una empresa promotora de proyectos renovables que se financia mediante fondos de inversión y planes de pensiones a los que ofrecen un interés fijo del 4% a 30 años. “La clave para nosotros es contar con puntos de evacuación próximos y que el sector se amanse y haya seguridad jurídica”, argumenta Vidal.

Lo que más teme el sector, que acaba de sacar de nuevo la cabeza tras la creación del Ministerio de Transición Ecológica y los acuerdos del pasado Consejo de Ministros, es la inestabilidad política que puede seguir frenando las inversiones en el sector, en el sentido de que puedan volverse a dar pasos atrás como ya ocurrió con las primas a la producción renovable de  la época de Zapatero que fueron posteriormente suprimidas. “Este hecho acabó arruinando los proyectos de 55.000 familias en España, entre ellos muchos en la provincia de Almería”, recuerda también Vidal.


Para llevar a cabo el compromiso  anunciado por la ministra Teresa Ribera es necesaria una inversión privada de  5.000 millones de euros anuales. Pero el sector, a través de la patronal Anpier, demanda que no sean excesivas las limitaciones a la producción.

 

Jordi Vidal estima que los proyectos en la provincia pueden generar en una primera fase varios cientos de puestos de trabajo en labores de mantenimiento y limpieza de los campos solares. 


 En Almería se construyeron hace una década diversas instalaciones fotovoltaicas en Lucainena, Rioja, Macael y Berja. Ahora se barrunta una segunda revolución renovable que puede tener un apoyo importante en la nueva línea eléctrica de Caparacena-Vera, ya autorizada por el Gobierno, que dará salida a una veintena de proyectos renovables que estaban en el cajón por falta de evacuación y que llevarán aparejadas una inversión de 480 millones. 

Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la web y analizar el tráfico. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Obtener más información.