Lodos fecales y basura para luchar contra la erosión

Investigadores del CSIC demuestran su utilidad en una cantera de Gádor

Lodos fecales y basura para luchar contra la erosión
  • Cantera recuperada artificialmente con lodos y basuras
  • La Voz
  • Antonio Fernández
  • 07:00
  • 13.06.2018

Diez años de investigación y experimentación en las antiguas canteras de roca calcárea próximas a la fábrica de cemento de Gádor han servido al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) para comprobar que los residuos orgánicos humanos facilitan la restauración de suelos degradados por la actividad minera.


Durante el estudio se utilizaron dos tipos de materia orgánica, por una parte los lodos procedentes de la Estación Depuradora de Aguas Residuales y por otro compost obtenido de residuos urbanos sólidos.


Experimento 
El proyecto de investigación experimental, liderado por el investigador de la Estación Experimental de Zonas Áridas de Almería Albert Solé Benet, se inició en el año 2008. Se basó en una restauración experimental en las canteras de roca calcárea de la fábrica de cemento de Gádor, en Almería.


Esta zona se sitúa en el límite climático entre el árido y el semiárido. Como técnicas de restauración se emplearon dos tipos de enmiendas orgánicas;  los lodos y un compost procedente de la fracción orgánica de residuos sólidos urbanos. También se aplicaron dos tipos de acolchados o capas superficiales protectoras: grava y astillado forestal.


Restauración
Después de esa década de ensayos se ha podido comprobar la recuperación que se ha producido en esos suelos extremadamente pobres tanto por la actividad extractiva minera como por las características de su composición. La causa es que la aportación de los residuos orgánicos mejoran la infiltración y reducen la erosión hídrica, un trabajo que ha sido recogido por su carácter novedoso en el último número de la revista Land Degradation and Development.


Simulador de lluvia 
Con respecto al uso de lluvia artificial, Lourdes Luna Ramos, investigadora de la EEZA y autora del artículo publicado, explica que “en Almería, en donde la lluvia ocurre con muy poca frecuencia y a veces de manera torrencial, un simulador de lluvia es muy útil. Nos permite controlar tanto la cantidad como la intensidad de la lluvia y conocer qué relación tiene con los parámetros mencionados de infiltración y erosión, entre otros aspectos de los ensayos”.


En cuanto al uso de los lodos de depuradora y el compost, el estudio concluye que las enmiendas orgánicas mejoran la infiltración y reducen la erosión hídrica. “La utilización de técnicas de bajo coste como los residuos orgánicos procedentes de la actividad humana, contribuyen de manera directa a disminuir la presión ambiental procedente de la actividad antrópica”, señala Luna Ramos


Gracias a estos sistemas de irrigación artificial de las superficies tratadas se han podido determinar parámetros que se consideran esenciales en la búsqueda de la eficacia de los experimentos realizados, mejorando de forma sensible tanto la infiltración como la escorrentía y la erosión, todos ellos elementos importantes a la hora de hacer frente a los problemas de erosión y desertificación.

newsletter


  • BOLETÍN
    DE NOTICIAS
    Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada RECIBIR
    • BOLETÍN
      DE NOTICIAS
    • Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

    • RECIBIR

destacadas La Voz de Almería