El Santander lanza un plan para hacer más de 2.000 viviendas en la provincia

La promotora acumula 263.000 metros de terreno para construir en Los Molinos, la Vega, Nueva Almería y La Envía

Promoción  de Metrovacesa en la confluencia de las calles Hermanos Pinzón y Gregorio Marañón en el centro de la capital almeriense.
Promoción de Metrovacesa en la confluencia de las calles Hermanos Pinzón y Gregorio Marañón en el centro de la capital almeriense.
Manuel León
02:00 • 09 ene. 2018

El Banco Santander, a través de su participada Metrovacesa, prepara para los próximos dos años el mayor lanzamiento de oferta inmobiliaria de la provincia.


La promotora, ahora en manos de Ana Patricia Botín, que ha culminado una ampliación de mil millones de euros, suma 263.000 metros cuadrados en la provincia, un plazo en el que espera edificar hasta 2.200 viviendas, según datos facilitados por la compañía.


Metrovacesa -la empresa que vendió a Cajamar la Casa de las Mariposas- fue el paradigma de la burbuja inmobiliaria, cuando acabó en manos de la familia Sanahua: sus acciones pasaron de cotizar por encima de 130 euros a venderse como un chicharro. Ahora está en vías de convertirse de nuevo en la mayor propietaria de suelo de España y una de las tres grandes de la provincia de Almería. Su  vuelta a la Bolsa es inminente bajo los auspicios de tamaños accionistas como Santander (70% del capital, incluyendo el 9% del Popular) y BBVA(29%).


Su cartera de suelo es inmensa, alcanzado los seis millones de metros cuadrados en toda España valorados en 2.600 millones de euros.




El pasado verano, Metrovacesa recibió significativas inyecciones de suelo de sus bancos accionistas valorados en algo más de 1.400 millones.


En Almería cuenta con bolsas de suelo en Los Molinos (en una finca de la familia Pérez Manzuco), en la Vega, Nueva Almería y en La Envía. Una cuarta parte de todo ese suelo tiene calificación de terciario que le posibilita dedicarlo a proyectos comerciales, turísticos o industriales.


El equipo de Metrovacesa, dirigido por Juan Núñez, valora que la promotora ha dejado atrás endeudamientos y no tiene la necesidad de comprar nuevo suelo de forma recurrente. La compañía está en fase de iniciar la comercialización de viviendas en un nuevo edificio de la calle Hermanos Pinzón con Gregorio Marañón, en el centro de la capital, con precios desde 136.00 euros.


También está ultimando una nueva promoción en Mundo Aguilón, en el término municipal de Pulpí. Metrovacesa ha centralizado su actividad en Almería a través de la oficina de Andalucía Oriental con sede en Málaga, atendida por José Ignacio Carrión. En sus manos estuvo hace unos años la propiedad del Hotel Playa Capricho de Roquetas, que explota en régimen de arrendamiento  Senator Hotels.


Esta compañía, ya centenaria, pretende lanzar este ambicioso plan de negocio aprovechando el repunte del mercado en los dos últimos años, con un crecimiento de compraventas acumulado del 17%, según Servihabitat.


Ana Patricia Botín, heredera del emporio financiero que consolidó su progenitor Emilio, se ha convertido, sumando fichas de ajedrez, en una de las mayores terratenientes del tablero de juego de la provincia.


Ana Patricia terrateniente
La presidente del Santander, que visitó Almería hace siete años en unas jornadas organizadas por la Cámara de Comercio, ha apostado por Metrovacesa para desarrollar todo ese suelo que atesora procedente principalmente de créditos fallidos y embargos múltiples a través de todo el territorio nacional.


El Santander es así el gran río de activos inmobiliarios en el que confluyen las propiedades de afluentes como antes Banesto y ahora el Popular y Metrovacesa, la nueva joya de la corona inmobiliaria del Santander.


Otra de las propiedades de Botín en Almería, a falta de ejecutar el embargo, es el Gran Hotel Almería, uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad que acumula ya cinco años cerrado.


Sin embargo, esta apuesta por la vieja inmobiliaria que nació en 1918 en el barrio madrileño de Cuatro Caminos, no significa que Santander abandone otras vías de comercialización para el ladrillo pendiente, como son el portal inmobiliario Altamira o el recurso del Sareb. Un informe elaborado por EY destaca que el Banco Malo ha vendido ya 65.000 inmuebles en el país durante los últimos cinco años.


Es el Banco Malo, junto a los fondos de inversión que compraron los activos inmobiliarios de Cajamar, el principal vendedor de pisos en Almería, donde se calcula que uno de cada cuatro casas quedaron en manos de las entidades financieras tras la crisis del mercado inmobiliario.


Gran Hotel
 El mercado inmobiliario provincial trata de recuperar brío tras años de tocar fondo y empieza a moverse de nuevo con cierto dinamismo, aunque aún sin tirar cohetes. De hecho, tras haber repuntado los precios el ejercicio pasados por encima del 5%, durante el año que ahora se esfuma, los precios medios han vuelto a bajar el 11%, un declive somero pero lo suficiente para ser el más relevante entre las ocho provincias andaluzas, según el informe de la tasadora Tinsa.
El precio medio del metro cuadrado de vivienda terminada (nueva y usada) en la provincia al finalizar el cuarto trimestre es de 941 euros,  solo queda por detrás Jaén con 789 euros el metro en su parque de viviendas. El precio medio en España fue de 1.264, muy por encima de los precios medios almerienses.


Las proyecciones dibujan un 2018 aún mejor para el mercado inmobiliario almeriense. Entre las claves están los alquileres que seguirán avanzando y también la compra de extranjeros.



Temas relacionados

para ti

en destaque