Manos profesionales para cuidar de nuestros seres queridos

Residencias, centros de día y ayuda a domicilio, tres servicios para ayudar a las familias con personas dependientes

Una enfermera acompaña a una mujer.
Una enfermera acompaña a una mujer.
Mónica León
03:00 • 19 may. 2016

Cualquier persona quiere siempre lo mejor para un ser querido. Pero, por desgracia, el ritmo de vida actual a veces no nos permite atender de la forma que se merecen y nos gustaría a familiares dependientes a nuestro cargo. De ahí, que las familias tengan que buscar alternativas de confianza, que les garanticen que su madre, padre, hermano, hijo... va a recibir una atención personalizada, cercana y, sobre todo, profesional.


Es en este punto cuando toca valorar las diferentes opciones que existen a nuestro alcance. Está la posibilidad de las residencias, los centros de día y la ayuda a domicilio. Todas ellas son una buena alternativa, elegir entre una y otra dependerá de nuestras necesidades.


En el caso de las residencias, éstas suelen ofrecer todos los servicios que una persona puede necesitar en unas instalaciones, en la mayoría de los casos, envidiables. La oferta es amplísima, por lo que merece la pena comparar y valorar las ventajas de cada una de ellas, si está cerca de nuestra casa, si tiene servicio de enfermería, la calidad de las comidas... En Almería, por ejemplo, una de las más reconocidas es la Residencia Virgen de la Esperanza, situada en la calle Miguel de Molina, mientras que en la Comarca de Níjar destaca la Residencia San Rafael, en el municipio nijareño. Ambas son ejemplo de profesionalidad y atención personalizada al usuario.


También está la opción de la ayuda a domicilio. Se trata de un servicio de cuidadores profesionales, que se desplazan hasta la vivienda familiar para prestar aquellas atenciones que pueda necesitar una persona: aseo, comidas, curas... Esta puede ser una alternativa perfecta para las personas reticentes a abandonar su casa. ADARO es un buen ejemplo de cooperativa que se dedica a la ayuda a domicilio, con personal altamente cualificado.




La tercera posibilidad al alcance de las familias son los centros de día, lugares donde llevar a nuestro ser querido durante las horas que no podemos atenderlos.


Todas estas alternativas suponen, sin duda, una ayuda a las familias con personas dependientes que solo quieren el mayor bienestar para sus seres queridos.


para ti

en destaque