Una mujer se suicida después de no lograr que se tramitara su eutanasia

Se lanzó desde la ventana de su piso, en Zaragoza, tras la objeción de su médica de cabecera

Manifestaciones en favor de la eutanasia.
Manifestaciones en favor de la eutanasia. Europa Press

Una mujer ha decidido acabar con su vida después de no conseguir que ni su médica de cabecera ni su centro de salud tramitaran su solicitud de eutanasia. Así lo ha denunciado la asociación Derecho a Morir Dignamente en Aragón, quien ha hecho visible la situación a la que se ha tenido que enfrentar Emilia, de 83 años de edad, y quien decidió poner fin a su vida este sábado arrojándose por la ventana de su piso en el barrio de Las Fuentes.


Según la asociación, ni su médica ni los responsables del centro de salud tramitaron su solicitud, ni siquiera cuando la propia asociación recurrió a otras instancias y así lo ha relatado en La Ventana, con Carles Francino, Consuelo Miqueo, médica jubilada, profesora de universidad e integrante de esta asociación.


Emilia se suicidó este sábado y este lunes por la mañana ha sido el funeral. Emilia padecía una luxación de cadera congénita a la que, con los años, se había sumado un grave deterioro que la obligaba a permanecer en la cama con dolores constantes. Esta mujer era miembro de esta asociación y cuando se aprobó la ley de eutanasia decidió tramitar su petición, tal y como marca la norma, en dos ocasiones y según la asociación, cumpliendo los requisitos y perfectamente tramitada, pero no se tramitó.



Tras conocerse este caso, fuentes del Departamento de Sanidad han señalado a Radio Zaragoza que la Dirección de Atención Primaria del sector 2, al que pertenece su centro de salud, estaba buscando un segundo facultativo que cursase su solicitud, al negarse su médica de cabecera.


En el mes de julio



A través de su hija "presentó el papel, de acuerdo con la normativa y la médica de cabecera no se lo quiso coger, se asustó absolutamente, discutieron un poco", ha explicado en La Ventana Consuelo Miqueo, médica jubilada, profesora de universidad e integrante de esta asociación.


La hija, en este primer intento (8 de julio), "se fue a su casa con el documento" por lo que "no tenía un valor de inicio administrativo del proceso". Pasado el plazo de 15 días, el 27 de julio, "que es de la reiteración de la solicitud de eutanasia, volvió a hacer el mismo viaje, se lo presentó a la médica de cabecera, tampoco se lo cogió, pero ya sabía que no podía irse con el documento en las manos y pidió hablar con el coordinador, que tampoco lo cogió", continúa Miqueo.


La asociación dice que su derecho fue boicoteado y que al final esta mujer decidió por ello lanzarse al vacío. Emilia, relata Miqueo, estaba bien informada de todo el proceso. De hecho, "nada más que se promulgó la ley, se movió, movió a su hija, pidió información". Además, "tenía su documento de voluntades anticipadas, que incluye en Aragón la expresa solicitud de eutanasia" en caso de que perder sus facultades mentales. "No era el caso, estaba muy lúcida".


Sin respuesta

"Desde entonces, no habían recibido ninguna notificación y hace 3 semanas - en octubre- se pusieron en contacto con nosotros para gestionar una denuncia; aconsejamos no hacer la denuncia porque hubiera tardado más que la solicitud de que continuara el proceso donde se quedó, con la firma necesaria del médico responsable", ha explicado Miqueo.


"Es una ilegalidad flagrante porque ese documento está claro y los profesionales deben saberlo, hay que firmarlo en calidad de testigo" y "no quiere decir otra cosa que una persona lo ha solicitado". Incide en que "cualquier profesional sanitario puede coger [los papeles], siempre que garantice que es un médico responsable, e introduce esa información en la historia clínica y en ese momento ya comienza el proceso" y, por lo tanto, "el órgano garante de derecho de usuario, que es la gerencia, ya está notificada y  avisada del caso".  Consideran desde esta asociación que "hay un contexto de ignorancia, de negación y también, quizá, de falta de información".


Emilia y su hija se han enfrentado a multitud de trabas administrativas. Es verano, se suceden las sustituciones y después "su médica de cabecera objetó; lo hemos sabido después" pero "tiene la responsabilidad de pasar la información a otro colega y, en primera instancia, a la persona coordinadora del centro de salud". Esta familia "ha vivido en el silencio administrativo durante un tiempo, en la espera diaria de que avisarían".


Acompañamiento

Conocida esta situación, y ante nuevos casos que se quieren solicitar, "nosotros, la asociación, acompañamos en el momento de la solicitud, visto lo visto". La familia "no necesitaba ayuda", estaban informados y acudieron a donde tenían que realizar los trámites. Sin embargo, su solicitud no fue tramitada.


Si no lo quieren coger en el centro de salud, habría que presentar la solicitud en la gerencia, ha explicado Consuelo Miqueo. "Tenemos problemas con la administración, con médicos que quieran hacerse cargo de ello. No hay una actitud de responsabilidad y acompañamiento de esos pacientes", denuncia Miqueo.


Reunión con Sanidad

La consejería de Sanidad, después de un mes, "nos han dado una cita para el próximo miércoles. Espero que se estudien todos los fallos en el procedimiento". Aclara que "hay otros casos que sí que están siguiendo adelante".


Fuentes del Departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón consultadas por esta redacción aseguran que se va a extremar a la vigilancia para que se cumplan correctamente los plazos de la ley de la eutanasia, con la que se encuentra absolutamente comprometido.

 

Temas relacionados
Sucesos España

para ti

en destaque