La incompetencia global en Afganistán y la persecución a las mujeres

Ismael Diadié Haídara, autor de Diario de un bibliotecario de Tombuctú

Ismael Daidie es un intelectual, comprometido con los más vulnerables.
Ismael Daidie es un intelectual, comprometido con los más vulnerables. La Voz

El poeta, historiador y filósofo maliense, Ismael Diadié Haídara (Tombuctú, 1957), se jugó la vida para conservar el Fondo Kati, el legado documental andalusí más importante fuera de España. Su experiencia la ha contado en su libro Diario de un bibliotecario de Tombuctú, un relato estremecedor sobre los estragos de la guerra. “El gran enemigo del hombre es el miedo, lo veo cuando miro atrás y veo todo lo que he dejado. Tengo miedo de perder todo, de volver hacer de nuevo el recorrido de una vida. Quien tiene miedo deja de vivir…”. Ismael Diadié coordina el Fondo Katila biblioteca creada por la familia Kati y reunificada por él a lo largo de los años”.


Desde su exilio reflexiona de forma amplia, desde un currículo y unas experiencias por el mundo de la cultura. Sus opiniones por la generosa mochila de experiencia, siempre nos muestran alguna luz. Sobre lo macabro y trágico que se vive en Afganistán, qué relación tiene con tu experiencia en Tumbuctú. Es un intelectual y solo por eso le han puesto una metralleta en el pecho.


¿Qué lecciones sacas de tu experiencia para lo que está ocurriendo allí con un pueblo abandonado y cómo salvar a las mujeres y a las niñas a las que se les prohibirá que vayan a las escuelas? “Lo que pasa en estos días en Afganistán no es una excepción histórica. Los talibanes son un movimiento iniciado por tribus minoritarias Pashtuns a las que se juntaron otras de grupos uzbekos, tayikos, punjabi, árabes, chechenos y otros. El movimiento se conoce por su interpretación radical de las leyes islámicas wahabíes. El capitán Mainwaring se refiere ya en 1882 a los talibanes en el informe oficial británico de aquel año, en la batalla de Maiwand, que se libró el 27 de julio 1880 durante la Segunda guerra anglo-afgana. El movimiento moderno que conocemos se inicia a principio de los años 90 apoyado principalmente por Pakistan. Tras el movimiento de los talibanes como el de otras zonas como el Sahel, hay siempre problemas políticos, económicos, teológicos en juego, y no se pueden entender los problemas de Afganistán sin las relaciones con Rusia, Estados Unidos, los países árabes de obediencia wahabita”.



¿Hay algunas semejanzas con el Sahel?  Sí. Son movimientos de interpretación rigorista wahabita con fines políticos de creación de estados fundados sobre los principios del islam tal como los han interpretado en el caso de afgano por Ibn Hambal. La lección que hay que sacar es fundamentalmente geopolítica. El establecimiento de un Emirato islamista en Afganistán será la base de expansión dentro del mundo musulmán de un área wahabita importante frente a los Shiitas de parte de Irak, de Siria y de Irán. Ésto pondrá a los Shiitas entre dos áreas wabíes, la otra siendo Arabia Saudita y los Países del Golfo. Eso de una parte. De otra parte, tendrán suficiente fuerza para extenderse en el Sahel y desestabilizar todo el Magreb. Eso pondrá a Europa en una situación económicamente y políticamente incómoda. Esas áreas, controladas por los Wahabíes tiene un porcentaje elevado de la producción energética (de petróleo) del mundo, y los wahabíes no son muy favorables a Europa. Mis experiencias las he contado en mi libro: Diario de un bibliotecario de Tombuctú”. 




¿Qué se puede hacer desde lo local para que sea una acción global de ayuda?, le preguntamos por correo electrónico a Ismael Diadié Haídara. “No doy consejos de acción colectiva o privada, sobre todo en política. Mi postura es la de Aristipo de Cirene, el africano discípulo de Sócrates. Prefiero vivir apartado de toda política. No estoy ni con los dirigentes, ni con los dirigidos. Vivo escondido y intento gozar de la vida sin hacer daño a nadie”. 


Las amenazas crecen cada hora con la retirada de las mujeres periodistas o las presentadoras de informativos que ofrecían las noticias sin burkas ni mascarillas. Mujeres y niñas encerradas en casaLa censura para las funcionarias, blogueras, el cine, música, televisión, redes sociales, la censura. Malos tiempos para la lírica. El miedo cabalga en Afganistán desde el minuto cero del avance de los talibanes. El mundo está perplejo por como se sacrifica la dignidad con violaciones de los derechos democráticos.


Lo confesé ayer a mis amigos Emilio Ruiz, “Lanero” y Cabezacs. No pretendo banalizar en un asunto en el que ya hay centenares de miles de víctimas. Conocí Afganistán y me enamoré virtualmente de la actriz Claire Catherine Danes, Claire Danes, (Nueva York, 1979) por la serie Homeland. Esa actriz responde al nombre y al papel de Carrie Mathison, agente de la CIA. A otros colegas periodistas y amigos les ha ocurrido lo mismo, tras la exitosa serie que lanzó Netflix.  Por Abc, me entero que fue una de las ficciones favoritas de Barack Obama; también del matrimonio Clinton. La agente de la CIA Carrie Mathison obsesionada con atrapar a un ficticio Bin Laden, y el exmarine Nicholas Brody (Damian Lewis), secuestrado en Afganistán por Al Qaeda y rescatado años después de manera un tanto fortuita, o sea, sospechosa. Homeland es un ´thriller´ adictivo, pero se le criticó su pobre representación de musulmanes y árabes. Aquellos episodios tampoco gustaron al país vecino, Pakistán, al ser mostrado como “un infierno”. La periodista Ó. Rus destacó que la serie Homeland, que vimos en Netflix, predijo el colapso que ningún político vio. 


Las televisiones de todo el mundo miran hacia a Afganistán y plataformas ofrecen documentales y reportajes sobre el conflicto, aunque son pocas con enviados especiales sobre el terreno, destacando como siempre los [email protected] de cadenas internacionales. Según Héctor Llanos de El País el servicio en español de la cadena pública alemana Deutsche Welle se ha volcado con la cobertura de la vuelta de los talibanes en Afganistán en su emisión lineal. “El espectador puede ver en uno de sus canales de YouTube, DW Documental, la miniserie de dos capítulos Afganistán: nuestro país herido (2029), escrita y dirigida por la reportera de guerra española Mayte Carrasco, junto a Lucio Mollica y Marcel Mettelsiefen”.


La jugadora de baloncesto Nilofar Bayat advirtió desde Torrejón, después de que el Ejército español la sacara de Kabul: “Los talibanes buscan gente casa por casa; no van a tener piedad”.

 

Temas relacionados
Internacional Entrevistas Libros

para ti

en destaque