Los viajeros de avión tendrán que cambiarse las mascarillas cada cuatro horas

La Agencia de Seguridad Aérea ha elaborado un protocolo de seguridad

Plano de un avión sobrevolando el cielo.
Plano de un avión sobrevolando el cielo.

Nuevas medidas para el sector aéreo. Cambiar de mascarilla cada cuatro horas o una distancia de 1,5 metros entre los viajeros, son algunas de las que recoge el protocolo elaborado por la Agencia de Seguridad Aérea (EASA) de la UE. 


La Comisión Europea encargó a la EASA y al Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC) la elaboración de estas medidas como parte de un paquete más amplio para impulsar el relanzamiento de los servicios de transportes y la conectividad tras la pandemia.


En el documento refleja que tanto en la instalaciones del aeropuerto como en el avión se deberá utilizar siempre la mascarilla, y en el caso de ser un viaje largo, se tendrá que cambiar la mascarilla cada cuatro horas. Por lo tanto, el viajero deberá llevar tantas mascarillas suficientes para cumplir con estas medidas y así garantizar un vuelo seguro. 


La tripulación deberá asegurar que los pasajeros cumplan estas normas recogidas en el protocolo. Además, en el aeropuerto, el viajero tendrá la posibilidad de adquirir estas mascarillas si lo requiere. De igual forma, la agencia recomienda dejar asientos libres para así cumplir con la distancia de seguridad de 1,5 metros siempre que "sea posible".



Estas directrices extreman la seguridad sanitaria en todos las etapas del vuelo, estableciendo diferentes pautas dependiendo del entorno en el que se encuentre el pasajero. EASA, recuerda que el aire filtrado en los aviones seguro y limpio.


La comisaria europea de Transporte, Adina Valean, ha destacado que la seguridad de los pasajeros y las tripulaciones "es primordial en la aviación" y que los pasajeros deben tener la confianza de que volver a volar "supone el mínimo riesgo posible para su salud".


Responsabilidad

No obstante, se espera que los pasajeros asuman su responsabilidad, evitando volar si presentan síntomas o si han estado en contacto con algún contagiado. Así, piden que estos declaren su estado de salud antes de obtener la tarjeta de embarque, además de información de contacto para permitir el "seguimiento y localización" por si alguien en el vuelo pudiera dar positivo posteriormente. Los acompañantes no podrán acceder al edificio del aeropuerto, salvo en casos excepcionales.


Los gestores aeroportuarios deberán cooperar para garantizar que se respete la distancia social, especialmente durante la facturación, el control de seguridad, el momento antes de embarcar y el embarque. Cuando esta no sea posible, tanto las aerolíneas como los aeropuertos deben aplicar medidas adicionales de mitigación de riesgos, como la higiene de manos.


Estas medidas recomendadas serán evaluadas y actualizadas periódicamente en función de los cambios en los conocimientos sobre el riesgo de transmisión, así como de la elaboración de otras medidas de diagnóstico o prevención -incluidas las tecnológicas- y de la evolución de la pandemia.


Las directrices se basan en los conocimientos científicos de ambos organismos. El ECDC vigila continuamente la situación del coronavirus y actualizará las directrices a medida que se disponga de nueva información epidemiológica, pruebas y tipos de tratamiento.

 

más leídas

últimas de Actualidad

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería