Sánchez, sin la investidura pero con la mayoría para mañana

El candidato a la Presidencia solo supera por un voto los rechazos y deberá esperar 48 horas

El congreso delos Diputados vive días intensos.
El congreso delos Diputados vive días intensos. Europa Press

No había el domingo en España nadie que se pudiera imaginar a un Pedro Sánchez presidente tras la primera votación para su investidura a la Presidencia del Gobierno. Por mucha esperanza que proporcionara que el “sí” y el “no” de los diputados se repartiera en la mágica jornada d la víspera del Día de Reyes Magos, ponérselo fácil con una mayoría absoluta no iba a ser el regalo que la ‘oposición’ le iba a hacer a un Sánchez que superó por solo un voto los rechazos a su investidura y ahora debe esperar a la segunda ronda, que llegará mañana, 7 de enero.


Fueron 166 los apoyos que recabó el socialista en la votación del segundo día de debate y solo sirvieron para llegar a mañana con la esperanza de que todo está calculado. Así, la votación de ayer dejó166 votos a favor: 120 llegados desde su partido, 34 de Unidas Podemos (con una ausencia por enfermedad), seis del PNV, tres de Más País-Equo-Compromís y otros tres de Teruel Existe, Nueva Canarias y Bloque Nacionalista Galego (BNG).


Por contra, el bloque del “no” sumó 165 escaños: los 88 del PP, los 52 de Vox, los 10 de Ciudadanos, los 8 de Junts per Catalunya, los dos de la CUP, los otros dos de Unión del Pueblo Navarro (UPN), uno de Foro Asturias, otro del Partido Regionalista Cántabro (PRC) y uno más de Coalición Canaria, cuya diputada Ana Oramas decidió el pasado sábado romper la disciplina de su partido, que se había decantado por la abstención.


Por su parte, hubo también 18 abstenciones de los 13 diputados de Esquerra Republicana (ERC) y los cinco de EH Bildu.



Enfrentamiento

Pero previo a las votaciones se produjo un debate que, aunque resultara difícil, superó en intensidad a la primera jornada del sábado. Y es que ayer fue el momento de Mertxe Aizpurua, la portavoz parlamentaria de EH Bildu y que desde el primer momento dejó claro que iba a caldear el ambiente cuando atacó y criticó al Rey Felipe VI por su discurso tras el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017. Una intervención que, antes de que comenzara, provocó el abandono de la sala de dos diputados de Vox cuyos familiares fueron asesinados por ETA, Francisco José Alcaraz, que perdió a un hermano y dos sobrinas en el atentado contra la casa cuartel de Zaragoza de 1987, y Antonio Salvá, padre de un guardia civil asesinado en el último atentado mortal de la banda terrorista.Por su parte, desde las bancadas del PP, Vox y Ciudadanos respondieron a la portavoz de la formación vasca con gritos de “asesinos” o “terroristas”.


Todo, antes de que se produjera la fallida investidura de un Sánchez que ahora, tal y como establece la  Constitución, ha de esperar para someterse a una segunda vuelta de votaciones, que tendrá lugar a las 48 horas de la primera, es decir, mañana. Ahí será cuando el panorama se le tornará más beneficioso a Sánchez, pues ya solo le hará falta tener más votos a favor que en contra para ser presidente. 

 

Temas relacionados
ETA Monarquía Vox PNV Más país Pedro Sánchez Bildu Felipe VI

para ti

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

en destaque