Estos padres dan una lección de vida después de que su hijo sufra cáncer

PortAventura invita a familias con menores enfermos a disfrutar del parque de atracciones

Imagen de archivo de PortAventura, donde los menores y sus familias pasarán una semana.
Imagen de archivo de PortAventura, donde los menores y sus familias pasarán una semana. Europa Press

Una lección de vida. Esto es lo que han dado al resto del mundo los miembros de una familia de Zarza de Granadilla, un pueblo cacereño de 1.823 habitantes, entre los que se encuentra Mario, un niño de 11 años que ha pasado los últimos diez meses en el área de Oncología del Hospital Niño Jesús de Madrid, como recoge Cadena SER.


Ha superado un sarcoma de Ewing, un tipo de cáncer óseo. Tiene una hermana de cinco años. Unos padres, Marta y Vicente, que han estado a caballo entre su casa y la capital. Y más cosas: “Mucha vitalidad. Él dice que ha perdido un año y ahora está tope. Quiere hacerlo todo. Intenta recuperar el tiempo perdido”, explica la madre con emoción.


“Los niños lo pasan muy mal durante la enfermedad y esto es una dosis de vitamina muy importante”, dice el padre. “Tenemos mucha ilusión de estar los cuatro juntos”, explica la Marta, convencida de que el humor es una de las herramientas importantes para afrontar el proceso de la enfermedad. El año pasado no se veía como un niño normal. “Mario es un campeón, ha tenido sus días malos, pero su actitud ha sido positiva”, cuentan.


Hace 7 años la familia ya visitó PortAventura. Mario apenas lo recuerda. El destino les ha traído de vuelta.


“La vida hay que vivirla día a día. Lo que tenemos hoy es lo que tenemos. Mañana, lo que venga. Aprendes a disfrutar de las pequeñas cosas. Nos preocupamos por tonterías y simplezas. Lo importante es estar sano”, dicen los padres casi al unísono.


Los padres de Mario supieron en agosto que pasarían una semana en PortAventura Dreams. Es una de las seis familias que han inaugurado este complejo. Los comités médicos de los hospitales Niño Jesús, Sant Joan de Déu y Vall d'Hebron seleccionan a las familias con criterios médicos y psicosociales. “La enfermedad de un niño supone una patología familiar”, insiste hasta la extenuación el gerente del Niño Jesús, César Gómez. Cada semana las dolencias son de la misma rama: oncología, psiquiatría y otras. Siempre enfermedades graves que aparecen en el listado del Ministerio de Sanidad. De esta forma, las familias pueden compartir experiencias comunes. Una suerte de terapia vital necesaria.


“Lo que más les cuesta entender a las familias es que sea gratis. Lo decimos pero no se lo acaban de creer”, explica el gerente del Niño Jesús. Cada hospital tiene su propio comité médico integrado por los profesionales del área y elige a un tercio del total de familias. 200 visitarán el complejo, según las previsiones.

 

más leídas

últimas de Actualidad

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería